Los espectadores se ponen en la piel de los agentes de la Guardia Civil y asisten desde dentro a historias de todo tipo que se producen a diario en torno a una carretera. Este es el reclamo de Control de carreteras, una serie documental que se emite en el canal DMax, de Discovery, los domingos por la noche y que trata de mostrar cómo es el día a día de las patrullas de Tráfico de la Guardia Civil que vigilan las carreteras españolas. Andalucía tiene gran protagonismo en este programa, ya que gran parte de las escenas han sido grabadas en carreteras de Málaga y con guardias civiles de esta provincia. Aunque también participan agentes de Madrid y de Galicia.

Además de contar su día a día, otro propósito importante es realizar un lavado de cara de este Cuerpo, el de Tráfico, tradicionalmente mal mirado porque se dedica a poner multas recaudando dinero que se destina a las arcas del Gobierno. La labor que suele hacer la Guardia Civil de Tráfico en las carreteras del país no es fácil y en muchas ocasiones se ven obligados a acciones que conllevan un cabreo por parte de los conductores, como suele suceder sin ir más lejos cuando nos ponen una multa. En este espacio se pone de manifiesto la necesidad de su existencia, aunque muchas veces nos parezca que la sanción es desmesurada, o que no viene a cuento.

Las escenas de control de carreteras han sido grabadas en vivo; otro aliciente. De modo que recogen todo tipo de incidencias que viven a diario los agentes, desde la tramitación de denuncias por infracciones muy graves, como la conducción bajo los efectos del alcohol o de las drogas, hasta las labores de auxilio que también realizan cuando acuden a prestar servicio en un accidente o cuando ayudan a un conductor que ha tenido algún problema inesperado.

Control de carreterasse ha grabado durante cuatro meses con tres equipos formados por un cámara y un redactor que ha seguido el servicio de tres patrullas en Madrid, Galicia y Andalucía. Han cubierto sucesos como accidentes con víctimas mortales, controles de velocidad con un radar móvil, o la vigilancia de los conductores que viajan borrachos, entre otros.

Obra de los productores de la exitosa Control de fronteras: España, lo cierto es que los ciudadanos tienen opiniones encontradas sobre ese afán recaudatorio que les da tan mala fama. Hay quienes creen que su labor es esa, rascar el bolsillo de los conductores. Pero también los hay que piensan que sin ellos la carretera sería mucho más peligrosa. Sin duda, hay sentimientos encontrados y este trabajo, si para algo sirve, es para mostrar una labor ingrata, pero necesaria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios