Análisis

Antonio Morillo Crespo

La soberbia es lo peor

Si por mala suerte el soberbio es gobernante, se convierte en dictador

Iba en el coche escuchando la radio, una entrevista a no sé quién y a la pregunta del locutor cuales eran sus pecados, este contestó "la lujuria de pensamiento" Me hizo gracia y comencé a escribir in mente el artículo siguiente….

No habló de la soberbia, lo más execrable del ser humano. Ejemplo palpable en estos días. Trump hecho un pavo real ante los medios con el pecho hinchado, diciendo que cómo es posible que un mequetrefe como Biden me arrebate el poder…tanta soberbia que si pudiera echaría los tanques a la calle para retener su presidencia. Porque el soberbio se cree imprescindible y que detrás de él está el abismo. La lujuria es más antigua que el viento de levante. En toda época en todo lugar al hombre le han gustado las mujeres y a las mujeres los hombres. Se suele llamar amor cuando es limpio y puro y se suele llamar lujuria cuando se pasa el alambrado y el burro se mete en el trigo. Mas todo ello hay que verlo con tranquilidad, sosiego y ponderación. Las hormonas funcionan y hacen que nuestro organismo tire al sexo contrario con mas o menos vehemencia. ¿Y todo esto a qué viene? Pues porque me han contado cosas que hoy día suenan a risa y a un joven a carcajadas.

Por ejemplo de soslayo in illo tempore mirar los tobillos a las mujeres, que entonces usaban traje talar. (Dicen que hay correlación entre tobillo y busto, a más delgado más busto y viceversa) Se decía que era norma de educación subir las escaleras delante de la mujer, por lo mismo no verle las piernas si subían detrás. Y bajarla igualmente delante por caballerosidad, a fin de que evitar que se cayera. Las cobijadas traje secular de las mujeres de Tarifa y Vejer iban todas tapadas incluso la cara y cuando querían "insinuarse" levantaban un poco la falda para que se viera el encaje inferior de su bajera. Y para que hablar de aquello "pelar la pava" cuando se cortejaba a la novia a través de una reja y a veces doble reja. Y cuentan las malas lenguas que a pasar de todo ¡oh milagro! alguna vez hubo algún prematuro embarazo. Una curiosidad, una chica va por la calle muy a lo suyo con un bolso que lleva impreso el slogan "intimísimo" Todo el mundo sabe lo que lleva menos el color. Todo esto hoy causa risa. No hay más que ir a la playa y ver con sencillez lo que la naturaleza ha hecho tanto en ellas como en ellos. Y nadie se rasga las vestiduras ni se escandaliza. Recuérdense los viejos bañadores. Ellas de todo el cuerpo y un triángulo en el hemisferio Sur para disimular. Ellos también todo el cuerpo de arriba abajo. Y luego tanto unos como otros, en saliendo del agua el albornoz.

En definitiva la lujuria no es para tanto. Lo que es malo es la soberbia, ese dicen los expertos, es el mayor pecado que existe y sin embargo el soberbio va pavoneándose como si fuera el rey de las Castillas, nunca se equivoca, va por encima del bien y del mal y si por mala suerte es gobernante, se convierte en dictador.

P/D

El amor, il amore ….. no tiene trabas y es lo más hermoso que en la Tierra hay. La soberbia en cambio es repugnante aunque se vista de seda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios