El pinsapar

La puerta 'entorná'

López Bustamante es un poeta certero que profetiza con sus letras de soleá, esos concentrados maravillosos de tres versos octosílabos que hablan del amor y de la muerte, que son la sístoles y la diástoles de la Lírica, con todas sus variables, las arritmias y el galopar del corazón humano

Guillermo me cuenta lo de las gasolineras. Es un cuento de la España alucinante. Digo esa aplicación informática que a medio usar se colapsa. Lo que en algunos sitios llaman el "adelanto" de los contribuyentes al Estado. Vamos de fiar a adelantar, quién lo diría, de adelanto de sueldo, que se decía en la España cortita pero con nómina fija. De palabras hablamos el viernes en la Venta de Vargas, convertido cada vez más en otro equipamiento cultural de San Fernando "sin trincar", que diría el Beni de Cádiz. Presentamos el libro de Joaquín López Bustamante La puerta entorná , un libro precioso de poesía flamenca. El título sale de una letra, por supuesto anónima, de soleá, llena de significados, como los buenos poemas flamencos: "Dejo la puerta entorná,/por si alguna vez te diera /la tentación de empujá". La tentación de empujar la puerta de la letra de soleá no es necesariamente la necesidad de empujar que tenemos en el contador de la máquina que expende la gasolina del coche, con su aplicación colapsada a las pocas horas de ponerse en marcha, con la hilera de coches para llenar el depósito por diez euros menos que el día anterior. Aquí se trata de empujar, no cabe dudas. A los precios de todo para que no suban más dado que no suben los sueldos ni bajan los impuestos, que suben con las subidas. El Estado se está "forrando" dijo Feijóo antes de lo de Sevilla, digo de hacerse por aclamación nuevo presidente del Partido Popular. Vuelve Galicia a dirigir España, en cierto modo. Mucho más si, como algunos dicen, algunos entusiastas, claro, en las próximas elecciones sea elegido el gallego, no podrá sumar Pedro Sánchez retales y cosas para formar otro gobierno con Irene Montero y Belarra, lo que es una pena, una gran pena para toda esa zona electoral que lleva en un ay desde que se hicieron la foto del primer Consejo de Ministras del Reino de España en las escaleras de Moncloa. "Enséñame a recordar, /y a borrar de mi memoria /lo que no puedo olvidar", escribe Joaquín López Bustamante en su La puerta entorná. Va de esto la cuestión de España, el no poder olvidar. Y también de esto otro: "El camino a la verdad /si se anda con mentiras /siempre se vuelve pa'trás". Se lo pregunten al ahora súper discreto López Gil por cuando entonces. Porque "El viento sabe que miente, /porque sus mentiras vuelan /con levante y con poniente". Y así. López Bustamante es un poeta certero que profetiza con sus letras de soleá, esos concentrados maravillosos de tres versos octosílabos que hablan del amor y de la muerte, que son la sístoles y la diástoles de la Lírica, con todas sus variables, las arritmias y el galopar del corazón humano. San Fernando es España, finalmente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios