No, no. Tengan tranquilidad mis seguidores. No soy el alcalde Kichi. Soy Doña Cuaresma. Ocurre que también quiero responder a ese simpático cuestionario de Diario del Carnaval titulado 'si yo fuera alcalde' y el espacio que me dejan los diseñadores de este periódico para el titular es muy pequeño y no cabe. Así que paso a decirles lo que yo haría si fuera el alcalde de nuestro Cádiz.

Lo primero, dimitir. Lo tengo clarísimo. Nada más divisar el sillón de don Ramón de Carranza o de doña Teófila, presentaba la dimisión. Cada uno debe conocer sus propias limitaciones y yo no estoy preparada para ser alcalde.

Ustedes, pueblo soberano, podrán decir que tampoco Kichi está preparado. Cierto. Pero a mí no me gustaría estar cuatro años sin conseguir nada para mi ciudad, como le ha pasado a nuestro alcalde.

Si no me dejan dimitir, tomaría una drástica medida. Suprimir el Carnaval. Un decretazo como los de Pedro Sánchez, sin pasar por Parlamento, Pleno o Comisión. Suprimido el Carnaval de un plumazo.

¿Y si no me dejan? Amigo mío, si no me dejan suprimir el Carnaval lo tengo clarísimo. Cogería mi bolso y sin decir palabra alguna a mis compañeros de Corporación encaminaría mis pasos hacia El Pedrín. No para tomar un vasito de Chiclana, ya que lleva años cerrado, sino para tomar mi coche oficial, que allí tiene su aparcamiento reservado. Y desde el asiento trasero le diría al conductor :

¡ A Grazalema!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios