Apesar de la gran tabarra de las elecciones de Madrid, con bombardeo al resto de España por tierra, mar y aire. A pesar de que el resultado de esos comicios es el fiel reflejo de cómo está España y qué clase política soportamos. Y a pesar de los pesares de quienes se entusiasman, todavía, por la política, los españoles (o al menos los que no viven en la comunidad madrileña) tienen otras preocupaciones en la cabeza. Los políticos han conseguido aburrir a los súbditos de este país, más preocupados por recibir la vacuna cuanto antes, por poder reunirse con sus amigos y familiares o por pegarse un viaje el próximo verano. Atentos a la Superliga, a la permanencia del Cádiz o al documental de Rocío Carrasco. Es frívolo, sí, pero es lo que hay mientras que esos dirigentes no se enteren que sus asuntos no nos interesan. Nos dañan, cierto es, pero ahora mismo nos interesan cero coma dos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios