He recibido una carta de una buena amiga. A diferencia de otras veces, en esta ocasión la encuentro desanimada. Ella, que junto a otras personas han creado una organización dedicada a actividades solidarias, me dice que el ánimo en el grupo va decayendo. "Estamos quemados", escribe, y añade: "Tenemos que renacer".

Esta carta me ha hecho reflexionar y, como de costumbre, compartiré con ustedes mis reflexiones.

Se ha escrito mucho sobre "el cansancio de la misericordia". Frente a una catástrofe natural o una situación de extrema pobreza solemos reaccionar de un modo solidario y no nos cuesta tanto echar, incluso, la mano a la cartera. Nos sale de dentro querer echar una mano. Lo difícil es mantener en el tiempo esa actitud. Cuando tras una emergencia viene otra, y otra y otra y eso parece no acabar nunca, es cuando llega el cansancio. Poco a poco nos acostumbramos a convivir con situaciones que se van difuminando y van dejando de interpelarnos.

¿Quién no ha sufrido este proceso y puede tirar la primera piedra?

Y, sin embargo, creo que mi amiga tiene razón: hay que luchar contra esa tentación. Como repito siempre, cada uno de nosotros, aunque no podamos cambiar el mundo, podemos tratar de impedir que el mundo nos cambie a nosotros. Si los demás se cansan de ser solidarios, tú no lo hagas: sin juzgarlos, únete a otros y sigue tu camino. Atento a lo que pasa a tu alrededor, y sin conformarte con lo malo o injusto. Burke decía: "¡Qué lástima que porque puedas hacer poco, no hagas nada!".

Nada sabemos del pasado de los tres personajes de la parábola del buen samaritano. Tal vez el sacerdote y el levita fueran campeones de solidaridad en sus sinagogas el año anterior y el samaritano no, pero aquel día concreto, en aquel lugar concreto, y frente a un herido concreto, dos dieron un rodeo y el tercero, no. Si nos cansamos, lo cual es humano, debemos renacer. Lo cual es también humano y, sobre todo, es lo que necesitan los humanos que siguen tirados al borde del camino.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios