Análisis

Juan José Jiménez Mata

Arquitecto

Homenaje al Padre Antón Solé

Hace hoy tres siglos, el 3 de mayo de 1722, se colocó la primera piedra de la Catedral Nueva de Cádiz. Se eligió el día de la Invención de la Santa Cruz, titular de la misma. Las obras no empezaron hasta el año siguiente, abriéndose los cimientos de la Capilla de las Reliquias y el Panteón de la Cripta.

En este día señalado es obligado el recuerdo de Don Pablo Antón Solé, sacerdote, canónigo y responsable del archivo catedralicio, que tanto amó y trabajó por el Monumento y su historia.

Estudioso de los planos antiguos que sobre la construcción de la Catedral existían en su archivo, organizó una exposición completa de los mismos del 24 de abril al 5 de mayo de 1974, quizás en una tardía celebración de los 250 años del comienzo de las obras. Fue la primera vez que se dieron a conocer públicamente. Se celebró en la cripta de la Catedral, y permitió por primera vez fotografiar adecuadamente los planos.

Se expusieron 16 planos de Acero y sus continuadores, la maqueta de la Catedral, que forma parte de la maqueta de la ciudad de 1777, la maqueta del monumento de Semana Santa, la del monumento a Fray Domingo de Silos Moreno, así como 10 documentos históricos, varios cuadros y el palaustre de plata de la consagración en 1838.

En 1975 se publicó un libro sobre ello, el primero de la Cátedra municipal A. de Castro, con un estudio histórico del propio Antón Solé. No figuraba en esta exposición el plano de planta de la Catedral, atribuido a Acero, que Antón encontró muchos años después, doblado y guardado en un cajón del archivo diocesano. El mal estado de este plano hizo que surgiera el interés por restaurar los tres planos que se consideran originales de Acero, y ello se hizo en el Archivo Provincial, exponiéndose el resultado en julio de 2003.

Durante mis años de trabajos en la Catedral insistí siempre en la necesidad de habilitar un Centro de Interpretación del Monumento, en el que se expusieran copias de calidad de todos estos documentos y se aportaran los medios para un correcto entendimiento de la arquitectura barroca moderna de la Catedral, superadora del barroco adocenado anterior, único ejemplo español de las influencias de Borromini y Guarino Guarini.

Este centro podría establecerse en el Museo o mejor en los espacios entrebovedados de la Catedral, lo cual permitiría conocer y poner en valor sus notables características arquitectónicas, resultado de los avatares y reducciones del proyecto primitivo. El Padre Antón era partícipe de estos deseos

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios