Análisis

José guerrero 'yuyu'

Giro de timón

Gloria a Cervera, siempre en nuestra memoria, y mucha suerte, que se la merece

El fútbol, como el carnaval, no tiene memoria. Lo que vale es lo actual y no se puede vivir de la renta. No es que no se pueda, es que no te dejan. Y eso lo saben los que viven de ello. Álvaro Cervera ha sido, posiblemente, el mejor entrenador de la historia del Cádiz, pero los números no perdonan. Salvo los detractores de Cervera, incluso cuando su sistema era efectivo, todo el cadismo esta triste. Los que apostaban porque siguiera y los que apostaban por un cambio, sin olvidar todo lo que nos ha dado Cervera.

Yo soy de los que creo que el cambio era necesario. Cervera me encanta, su forma de ver el fútbol, su pasión por el equipo y la ciudad, su trabajo y su forma de llevarlo, pero creo que la situación se había vuelto insostenible y que era necesario un giro de timón. Al menos intentarlo. No sé si ese giro se conseguirá con Sergio González, pero había que intentarlo, porque con Cervera creo que se habían agotado las balas en la recámara. Y bien que lo siento, porque me hubiera encantado que Álvaro hubiera podido reconducir la situación. Se lo merecía, pero creo que el proyecto estaba muerto.

¿Es cuestión de entrenador o de plantilla? Bueno, sea como sea, incluso en el segundo caso siempre es más fácil echar a uno que a veinticinco. Pero el mismo Cervera aseguró en este mismo medio a principio de agosto que la plantilla era mejor que la de la temporada anterior. Si lo dijo sin creerlo, o si el tiempo le demostró que estaba equivocado es harina de otro costal. Pero lo dijo. Y estando tan solo a cuatro puntos de la salvación había que intentarlo. El fútbol tiene solo dos líneas en los banquillos. Una es la del tipo Alex Ferguson (entrenador del Manchester durante 25 años), o Guy Roux (míster del Auxerre durante 44 años). En esa primera línea se apuesta a muerte con un tío, pase lo que pase, asumiendo que vendrán temporadas de gloria y otras de miseria. Y la otra línea es la más real, aunque quizás también la menos romántica: me sirves mientras funcionas y cuando dejes de funcionar, hasta luego lucas. Y por más que nos duela, la segunda es a la que todos nos agarramos. Es la ley de fútbol. Hasta el más románticos de los romances con un jugador o técnico es cuestión de tiempo si las cosas no funcionan. Otra cosa es que las despedidas y las resoluciones de contratos estén a la altura de los mitos. Y con Cervera no se ha estado a la altura.

Dicho todo esto, gloria a Cervera, siempre en nuestra memoria, y mucha suerte, que se la merece. Pero la vida sigue y el Cádiz está por encima de futbolistas y entrenadores. Nadie es eterno en esto. Y nadie es menos o más cadista que nadie por apoyar a Cervera o por apostar por el cambio. En el fondo todos queremos lo mismo, lo mejor para el Cádiz. Y a partir de ahora el que necesita todo nuestro apoyo es Sergio González. Su éxito será el nuestro. Y será el tiempo el que diga si esto era cuestión de fichajes o no. Porque ya les aseguro que si se consigue la permanencia nadie discutirá el cambio. Así es el fútbol.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios