Análisis

Javier ANSO

Francisco, la Iglesia y Venezuela

Leer en este Diario un interesante texto que planteaba dudas sobre la posible tibieza de Francisco respecto a Venezuela provocó en mí el deseo de conocer mejor el tema. Tras informarme, quedo tranquilo: de tibieza, nada. Francisco ha hablado mucho y claro sobre la situación en ese país. Cinco veces en el último mes. El país más citado.

El Papa reza por Venezuela, expresa su dolor por lo que sucede, pide evitar un baño de sangre, y se ofrece para mediar si ambas partes así lo piden. Como hizo Juan Pablo II entre Argentina y Chile, evitando una guerra. Y además, apoya siempre a los obispos venezolanos. "El Papa no nos ha pedido estar cerca de los políticos y menos, del gobierno, sino del pueblo porque es el que siempre lleva las de perder", dice monseñor Azuaje, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

El 11 de enero la CEV declaró ilegítimo y moralmente inaceptable el nuevo mandato presidencial de Maduro, "pues sigue llevando el país al despeñadero. Es un pecado que clama al cielo querer mantener a toda costa el poder".

El 23, los obispos pidieron respeto para los participantes en las manifestaciones convocadas por el presidente interino Juan Guaidó. Días después condenaron la represión: 43 muertos y 850 detenidos, según la ONU. El 1 de febrero la cúpula de la CEV se reunió con Guaidó para trabajar juntos el tema de la ayuda humanitaria que el país necesita. El 4 de febrero la CEV, la Conferencia de Religiosos y Religiosas y el Consejo Nacional de Laicos exigieron la convocatoria de elecciones presidenciales libres y legítimas, permitir el ingreso de ayuda humanitaria y cesar la represión contra los ciudadanos.

No es tibieza ni silencio lo que hay en Venezuela. Hay "candela", como se dice en Cuba. ¡Ojalá se evite una masacre y se asegure la paz, la justicia y la libertad! Francisco y la Iglesia venezolana estarán siempre ahí, apoyando ese objetivo. Y, puestos a pedir, ¡ojalá que Trump se callara, que callado es menos feo!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios