DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

francisco andrés gallardo

Falta de respeto y frentismo tóxico

Los mismos que se han llevado años con la matraca de la Guerra Civil, las rencillas, el fracaso de nuestro sistema (un sistema que funcionaba) son los mismos que piden lealtad de carácter canino a toda la población y un patriotismo de recortable en el que están tapados los símbolos que realmente nos deberían de unir con lo que nos queda de democracia. Ya saben que si tienen tentación de mostrar contrariedad en estos días de muerte, encierro y bares asépticos serán tildados de críticos y, por tanto, de fomentar odio y mentira, como proclama Antonio García Ferreras con sus sesudos analistas de documentos fotocopiados y tuiteros con cartuchos de dinamita.

Con un país dividido por un guerracivilismo que estaba superado hace 30 años era improbable encontrar la tranquilidad de los ciudadanos ante un Gobierno aupado por quienes les importa un pito la gobernabilidad de España, como llegaron a admitir en sede parlamentaria. Un gobierno de gente desleal y poco preparada que está deseando echarle los muertos a la oposición a la mínima oportunidad. Estos miles de muertos, que son nuestros vecinos, y que no interesan airear y ni siquiera contabilizar con claridad. Si la mitad de los esfuerzos de La Sexta en investigar a Díaz Ayuso lo estuvieran dedicando a cómo se negoció la compra de material a China tal vez nos llevaríamos más sorpresas. Pero las cadenas de televisión afines a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias siguen el dictado de las demoscopias de unos asesores que sólo saben de estadísticas e intención de voto y muy poco de aunar fuerzas, crear respeto y fortalecer lealtades.

En este fin de semana un programa que lleva 20 años en Canal Sur, Salud al día, dedicaba unos segundos a recordar a los fallecidos, a sus familiares, a los enfermos y a quienes se están sacrificando en los hospitales. Unos segundos de duelo sincero. De pesar compatriota. De dolor que nos hace compadecer. Nada de eso lo verán en las cadenas nacionales, que tienen el cristal empañado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios