DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

¡Oído! Esta levantá va por nuestro Puerto, por ese Puerto de los conventos, de los comedores sociales, de las asociaciones, por todos aquellos que luchan por quitar el hambre y algunas necesidades de nuestros paisanos. ¡Vamos a llevarlo al cielo de verdad! “Tos’ por iguá” valiente, ¡A esta es!

Y así sonó la llamada, una llamada hacia la Caridad de nuestro Puerto, una llamada que daba comienzo a la “chicotá” más solidaria de las que se han vivido en El Puerto Cofrade.

Os hablo de la recogida de alimentos que el colectivo de capataces y costaleros de nuestra ciudad realizaron durante el pasado fin de semana, el cual fue todo un éxito, superando por descontado las expectativas de la misma.

Un llamador que tocaron al unísono todos los capataces de la ciudad y una “chicotá” que realizaron todos los costaleros al son de la más bella marcha que jamás sonó, “Unión, Trabajo y Solidaridad”.

No hemos podido pasear a nuestros titulares en esta Semana Santa, los costaleros nos hemos quedado sin esos kilos que nos caen encima paseando al Señor y a María, pero sin duda, este año hemos llevado otros kilos a lo más alto, los hemos llevado donde verdaderamente están Nuestros Titulares, que no es otro sitio, que en las casas de los más necesitados.

Sí, somos nosotros, los de los trajes negros, los de la gomina, los de las tirantas, los que no vemos con los costales, los de los desfiles de modelos por medio de las procesiones, los enseña tatuajes, los de los mil y un botellines, los de los besos, los de los abrazos, los que te hacen esperar en el coche mientras ensayamos; sí, esos somos nosotros, sin renegar de nada, pero ¡oiga! eso es, con lo que tú te quedas de nosotros.

También somos los que sabemos meter riñones y estar a la altura de las circunstancias de nuestra gente, porque nuestra gente no es solo nuestra hermandad, nuestra gente, es nuestro Puerto, el tuyo y porque entendemos que ser Hermandad es esto, no solo sacar un paso a la calle.

Me siento orgulloso de ser costalero de El Puerto de Santa María, me siento orgulloso de mis compañeros, de nuestros capataces y cuando quieras “Llama de nuevo capataz”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios