El Alambique

Enrique Bartolomé

ebartolomeabogado@msn.com

¿Derrotista y agorero?

Todos aquellos que tenemos la suerte de expresar lo que pensamos a través de los medios de comunicación nos encontramos sujetos a una espada de Damocles, la de mojarnos siempre. Llueva o no llueva.

De esta manera, es difícil que podamos escapar de las críticas, a veces feroces de nuestros lectores. Así las cosas, cada jueves, cuando me instalo entre ustedes, tengo la sana intención de remover un poco las anquilosadas conciencias que casi siempre, por comodidad, mantenemos a ralentí.

Resulta complicado escribir sobre una ciudad, que le hubiesen crecido sus enanos, si el circo en el que nos vemos envueltos fuese tal. Y por ello, difícil ensalzar o destacar tal o cual cuestión. Aunque bien que lo intento, sobre todo cuando los más cercanos me tachan, a veces, de pesimista, derrotista y agorero. Vamos, para un pronto.

A mi entender, nuestro Ayuntamiento se encuentra sumido en un descontrol. Corporaciones que vienen y que van, alcaldes que hacen lo propio y los portuenses aburridos de tantas promesas incumplidas. Eso sí, la culpa de todo es de la herencia recibida. Menudo timo.

De todos escuché que lo primero que habría que hacer es reorganizar la compleja estructura municipal. De aquello, nunca más se supo. Y de ahí a externalizar las tareas, un paso.

Instalándome en lo concreto, a dos años de las elecciones y a grandes rasgos seguimos sin presupuestos, el PGOU anulado y el Peprichye durmiendo en un cajón por falta de personal en Urbanismo.

Dejo sobre la mesa algunas claves: turismo de botellón, exceso de ruidos; socorrismo en playas; calles sin policías locales; falta de personal en instalaciones deportivas; aparcamiento de Pozos Dulces; deudas a colectivos locales; contratos de limpieza en colegios, grúa municipal y parques y jardines, sin adjudicar; vehículos policiales sin gasolina. Esto es catastrofismo del bueno. Para que juzguen ustedes.

No obstante, salvando las distancias, me reconforta saber que el catedrático y naturalista francés Georges Cuvier (1769-1832), propusiera la teoría de las catástrofes para explicar la extinción de las especies. Tomen nota.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios