DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Hay un lema universal que dice algo así como no me des un pez, sino una caña para pescarlo. Dame la oportunidad de ganarme la vida por mí mismo sin necesidad de recibir limosna. Las medidas de Sánchez e Iglesias se inclinan más a repartir peces que cañas. Es evidente, obligado y necesario echar una mano a las millones de personas que han perdido o pueden perder su trabajo, pero se advierten tentaciones de caer en las subvenciones a perpetuidad, en lugar de crear las circunstancias para encontrar trabajo a medio plazo. Tantas promesas de ayudas a familias en situación de riesgo o de pobreza, de acudir en socorro con dinero en mano, sirven para paliar las situaciones de emergencia, pero un Gobierno que se preocupe por el futuro de tiene que promover que los ciudadanos tengan una situación económica que les permita trabajar.

La prioridad del Gobierno tendría que ser crear el escenario para que se recuperen millones de empleos. Hay personas a las que gusta recibir una subvención a fin de mes, que suele completar con colaboraciones esporádicas en negro. Pero muchos confiesan que lo que quieren es un trabajo bien pagado para no recurrir a ayudas.

Aparte del funcionariado, son las empresas las que crean más empleo en este país. La demagogia de la izquierda radical y trasnochada se empeña en presentar a los empresarios como gente de la que hay que huir como de la peste, insensibles a los problemas ajenos. Esta crisis habría sido más aguda sin la solidaridad de empresarios y grandes fortunas que han dedicado dinero, estructura, tiempo y gestiones para paliar los efectos de una situación muy complicada.

Un buen Gobierno no debe marcarse como reto que las ayudas lleguen al último rincón del país. El primer paso ante una pandemia es garantizar que todos reciban tratamiento sanitario; el segundo, que cuenten con los medios para subsistir, y el tercero, que éstos tengan fecha de caducidad creando las condiciones para que se mueva el mercado de trabajo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios