Larga cambiada

Teresa Almendros

talmendros@diariodecadiz.com

8 de marzo

Nunca las reivindicaciones del 8 de marzo han tenido tanta visibilidad como ahora.Se puede o no estar a favor de la huelga de 24 horas convocada por el movimiento feminista, eso es algo que debe ser una opción personal y habrá mujeres que sin dejar de ser feministas incluso sin reconocerlo -no olvidemos que feminismo no significa otra cosa que igualdad- opten por acudir hoy a trabajar.

Cada mujer es ella y sus circunstancias y tampoco me parece bien esa especie de superioridad moral con la que quienes defienden la huelga miran como por encima del hombro a quienes deciden no secundarla.Para mí la importancia de esta convocatoria, y la de los paros convocados por otros colectivos como los sindicatos mayoritarios, es sobre todo la de dar voz y poner cara a las reivindicaciones de tantas mujeres que han decidido salir a la calle para hacerse visibles. En las manifestaciones y concentraciones que hoy abrirán los informativos de televisión y que mañana serán portada de los periódicos es donde está el verdadero poder de este movimiento feminista que ya es imparable. Miles de mujeres reivindican con su presencia en estas movilizaciones ser tratadas como iguales en una sociedad en la que todavía los tics machistas son demasiados y siguen en muchos casos normalizados .

Entre las mujeres que salen hoy a la calle habrá víctimas de violencia de género; las que soportan la doble jornada de trabajar en casa y en la oficina; las jóvenes que vuelven a casa con miedo por la noche por si algún desaprensivo las sigue; las profesionales a las que el techo de cristal no les permite seguir ascendiendo en su empresa...

La lucha de las mujeres a lo largo de los siglos ha ido dando sus frutos, qué duda cabe, y la sociedad española de hoy no es la misma de hace 40 años. No hay más que ver cualquier programa de televisión de los años 70 o preguntar a nuestras madres para entender cuánto se ha avanzado. No obstante, es cierto que aún no es suficiente y que queda mucho camino por recorrer.

Pienso que cada mujer encontrará, en su día a día, la forma de reivindicarse y de ganar terreno. Pero es bueno saber que no estamos solas y que esta marea que nos inunda ya no va a parar. Ni en el día a día ni en las jornadas que serán portada de los periódicos, como la de hoy.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios