Cultura

La visita(1998)

- En algunos sentidos, me ha llegado a interesar más esa Ana suya que la Bovary de Flaubert.

- ¿No es mucho decir? -musitó el hombre.

Y el viajero notó de lleno que venía oyendo sus comentarios con una expresión indecisa, halagado como autor, pero incómodo como sustentador de las ideas que parecía albergar ahora, lejos ya del espíritu críticamente corrosivo y rebelde, generador de La Regenta. Lo que , sin embargo, no hubiera podido entender (...) era el mal sesgo que acababan de implantar en el ánimo de hombre esas últimas palabras suyas mencionando a las dos heroínas infortunadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios