Cultura

"Por el tiempo, la comida y la gente, en Cádiz me siento en el paraíso "

  • Uno de los mejores saxofonistas a nivel internacional dará un concierto esta noche en Santa Catalina como broche final del V Seminario Internacional de Jazz Ciudad de Cádiz, en el que participa como profesor

Algunas cosas ocurren en esta ciudad y los gaditanos o no se enteran o le quitan su importancia. Y es que desconocer lo que sucede tanto dentro como fuera de las murallas de este viejo rincón al sur de Europa tiene su precio. Uno de esos acontecimientos que puede salir caro desconocer es la presencia de Jerry Bergonzi en Cádiz cada año, desde que comenzó el Seminario de Jazz Ciudad de Cádiz hace cinco. Esta semana está en Cádiz, "aquí me siento en el paraíso. No me puedo creer el tiempo tan bueno que hace, la comida y la gente". Esta noche toca con el Jerry Bergonzi Quartet en el Castillo de Santa Catalina a las 22.00 horas como broche final a la semana grande del jazz en Cádiz. "Tengo muchas canciones nuevas para tocar esta noche. A ver qué pasa".

Este saxofonista nacido en Boston, que dedica al jazz toda su vida, es un saxo tenor que goza de un gran reconocimiento internacional como intérprete, compositor y profesor. Actualmente enseña en el Conservatorio de Nueva Inglaterra y como docente es uno de los profesores más solicitados mundialmente. Además ha publicado siete volúmenes sobre jazz. Con tantas ocupaciones, si se le pregunta por cuál se decanta Bergonzi lo tiene claro: "No considero ninguna como si fuera yo. Son cosas que hago, cosas que hace mi espíritu. Me gustan todas".

Uno de los más reconocidos improvisadores del jazz habla de la dificultad de esta técnica, "lo más importante a la hora de improvisar es estar relajado y dejar la mente al margen. Simplemente escuchar la música". Jerry Bergonzi disfruta con su presencia en el seminario, "Me encanta, es la cuarta vez que vengo. Es relajado, formativo y todos estamos en el mismo equipo, todos somos compañeros". Muchos alumnos se apuntan por el alto nivel de los profesores, pero el saxofonista matiza esta valoración: "Los estudiantes son de un nivel muy alto. Vienen con muchas ganas de aprender. Igual que los profesores. Todos somos estudiantes aquí". La música de jazz para él "es un dialecto. Tiene el dialecto del swing. Es una cosa maravillosa sin la que no puedes vivir. Te hace feliz".

La última pregunta es directa: ¿Qué hubiera sido si no fuera saxofonista? La respuesta es clara, "No, si no tuviera saxo sería batería". Jerry Bergonzi demuestra así que su vida se la plantea dentro del jazz y de todo su mundo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios