Cultura

Con el sello de la pasión

  • El bailarín jerezano Daniel Orellana y la santanderina Laura Fernández, creadores de la compañía Ispasión, triunfan junto a los Doce chelistas de la Filarmónica de Berlín y sus variados espectáculos de tango

Lo que en un comienzo fue una unión de fortalezas artísticas, hoy se ha convertido en una auténtica orquesta de pasiones a base de trabajo, esfuerzo y más trabajo. Nada les ha quebrado la ilusión a los bailarines Daniel Orellana y Laura Fernández, él jerezano y ella santanderina, que conformaron hace ya más de una década una sólida pareja artística, que se fusiona a la perfección y que bien se merecería más de una estrella Michelin en lo suyo.

Hace ya tres lustros que la danza les llevó a conocerse en Londres, donde desarrollaron sus carreras como bailarines. En 2008 crearon en Berlín la compañía Ispasión de danza contemporánea, clásica, flamenco, tango y española con propuestas propias que han llevado a escenarios tan peculiares como hoteles, cruceros, televisión, galas de empresas..., que compaginaban con musicales y otros proyectos. "A lo largo de todos estos años la cosa nos ha ido cambiado mucho, y mejor. Pero sigue sin ser fácil. Si en España al artista le cuesta sobrevivir, en Alemania también, pero gracias a Dios estamos consiguiendo más trabajo y más importante. Al menos, el nombre de nuestra empresa, Ispasión, ya se está conociendo bastante", apunta Daniel.

Y un ejemplo de ese progreso es la firma de una serie de espectáculos de tango junto a los Doce chelistas de la Orquesta Filarmónica de Berlín. "El tango -precisa- empezó hace muchos años como un hobbie, y se ha convertido en otra salida más de nuestra carrera, ha ido creciendo en nuestro interior. Nuestro objetivo ha sido siempre tener un sello, hacer algo diferente, y creo que lo hemos conseguido con Ispasión". Su experiencia como bailarines en numerosos proyectos, "y nuestra pasión interior como españoles, nuestra expresividad, nos ha llevado a formar parte de estas propuestas. De hecho, para la compañía nos gusta contar con otros bailarines españoles porque en España la formación es muy buena, muy completa, se saca mucho jugo a la técnica y, sobre todo, hay mucho arte. Y por ese punto que tenemos de pasión (ríe), ¡que la tenemos hasta hablando! En España hay muchas ganas de trabajar y muy pocas oportunidades".

En la actualidad, Ispasión está centrada en la producción de espectáculos, sobre todo, en flamenco, danza española y tango, pero además, Daniel y Laura continúan como pareja artística en sus propias propuestas y se desarrollan diariamente como compañeros de baile en el tango. Algo que les ha llevado a trabajar, desde hace dos años, como bailarines en los conciertos de tango de los Doce chelistas de la Filarmónica de Berlín, entidad con la que cada vez están trabajando más y participando en numerosos festivales, así como en diversas giras. "La verdad es que trabajar con ellos nos ha abierto también muchas puertas, porque llevamos el nombre de la Filarmónica por delante. Ya estamos empezando a ser muy conocidos. Esta bien eso de ser los bailarines de los doce chelista.... Las oportunidades aumentan", comenta Daniel. De hecho, en la Komische Oper de Berlín ya han trabajado como bailarines y coreógrafos, tal como hicieron recientemente en la operita María de Buenos Aires de Astor Piazzolla, de donde también surgirán nuevos trabajos. Y así sucesivamente, hasta que sólo baste decir Daniel y Laura, Laura y Daniel, conocidos por sus propios nombres, beber así de ellos mismos, y alcanzar una meta tejida durante años. "Cada vez estamos haciendo más creaciones propias, para alejarnos así de lo comercial, acercándonos cada vez más a las raíces. Gustar, gustamos, y eso es lo que cuenta", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios