Cultura

El puro goce pictórico de las 'Playas de Cádiz' llega a la sala Benot

  • González de la Calle recrea escenas cotidianas de la costa gaditana, alejándose para la ocasión de su pintura más reflexiva

Algunas de las eescenas de playa de González de la Calle que pueden verse en Benot. Algunas de las eescenas de playa de González de la Calle que pueden verse en Benot.

Algunas de las eescenas de playa de González de la Calle que pueden verse en Benot. / bernardo sancho

Hacía tiempo que Juan Ángel González de la Calle no experimentaba el ejercicio de la pintura como "puro goce". El artista jerezano siempre iba más allá, con una pintura llena de intencionalidades, desubicadora, intelectual e incluso juguetona. Pero en este último trabajo ha decicido deleitarse en el mero paisaje descriptivo, el que sirve en la muestra Playas de Cádiz, que expone desde hace unos días en la galería Benot.

De sus paredes cuelgan todo tipo de escenas cotidianas de estos placenteros paisajes costeros, desde abarrotadas playas sin apenas un palmo de arena libre, a paseos por la orilla, momentos deportivos con el kite surf como protagonista, faros solitarios, pasarelas, balaustradas y dunas... de playas más urbanas como la Caleta gaditana, pasando por otras más salvajes como la Ballena, los Caños, Valdevaqueros,etc. "Las playas de la provincia de Cádiz dan para mucho, pero no se puede abarcar todo, imposible", comenta González de la Calle. Y es precisamente lo inagotable de estos paisajes lo que puede ser el germen de otra serie de pinturas de playa, "pues la primera, que he realizado expresamente para Benot, me ha resultado muy relajada y divertida".

Nada de complicaciones más allá "del filtro de mis ojos, claro. Esta vez no he querido implicar al espectador en la búsqueda de nada, simplente en el goce y el reconicimiento de los lugares que pinto". Una muestra meramente decriptiva planteada desde el planteamiento figurativo de este reconocido artífice, distinguido por sus hábiles planteamientos conceptuales.

Con la exposición Playas de Cádiz -integrada por una veintena de obras- cierra esta fructífera temporada, antes de enmarcarse en los planteamientos de futuros trabajos, que en buena parte macera en sus vacaciones de verano por la sierra de Cádiz. "En esta época desconecto pero también pongo en orden las ideas, maqueto, preparo nuevos proyectos... pues el día da mucho de sí. Aunque uno va a descansar, un artista es incapaz de estar inactivo, simplemente puedo bajar el nivel de exigencia", dice de sus propósitos para el refugio serrano, porque pese a pintar playas, Juan Ángel González de la Calle prefiere la sierra, donde las noches refrescan, y uno "puede taparse hasta con sábanas", relata.

En esta etapa estival pretende perfilar su próximo proyecto, "que es más difícil expresar con palabras que pintarlo", añade antes de embarcarse en la explicación de una obra que concuerda más con el tipo de trabajos a los que tiene acostumbrado a su público. "Aún no tiene título, pero quiero pintar o reflejar ese espacio físico que buscamos en muchas ocasiones para encontarnos con nosotros mismos. Ese donde todos los humanos se ubican para sentirse cómodos y protegidos", describe de una iniciativa "que tengo en la cabeza, pero que aún debo que acoplar".

Una idea a la que sucederá otra de esas que fluyen en su imaginario, y con las que ha firmado un año repleto de proyectos que han pasado por ferias de arte como Art Madrid, la muestra colectiva en la que participa en Cádiz en la sala Rivadavia y en el Museo Provincial de Cádiz bajo el título Pentecostés, y en las que ha realizado en su galería de cabecera madrileña, Estampa, que es la que canaliza su producción.

En Cádiz, González de la Calle es de uno de los imprescindibles de Benot, donde expuso en 2015 Chandelier, una original propuesta a base de lámparas de cristal, donde el jerezano jugó a pintar sensaciones.

Ahora, en Playas de Cádiz también pinta otra serie de sensaciones, casi todas paradisíacas, estéticamente hermosas, en este proceso de relax creativo con el que el autor vuelve a sorprender. Un muestrario del puro placer pictórico y estético que proporciona la costa de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios