Tribunales Condenado en Cádiz por insultar a su cuñado a través de mensajes y audios

Cultura

De paseo por la provincia, de la mano de Javier Lorente

  • El pintor expone en la Sala Benot la muestra 'Paisajes', en la que exhibe unas quince obras de intenso cromatismo que recorren las escenas más emblemáticas de Cádiz

La luz, ese imponente manto que emana de los cielos gaditanos, es el centro neurálgico de la obra del pintor Javier Lorente. Es la materia prima de la que se nutre este artista afincado en Cádiz y desde la que aborda emblemáticos paisajes de la provincia desde el filtro de su particular mirada.

A través de ella se introduce en la paleta de colores intensos que imprime en sus cuadros y, bajo este tándem -luz y color-, se ha atrincherado en sus Paisajes.

Con este título inauguró en la sala Benot un muestrario de espectaculares escenarios de toda la provincia de Cádiz, en la que el autor nacido en Jerez se ha embelesado de una y mil formas, al hilo de cualquier particularidad o aspecto que le ha podido llamar la atención en un momento determinado.

Cámara en mano, no han sido pocos los paseos que este licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla ha emprendido por los paisajes de Cádiz. Una provincia que ha recorrido de norte a sur y de este a oeste, y de la que ha sabido sacar el máximo rendimiento. "Cuando veo algo, una escena que me gusta, bien sea por la luz del momento, los colores, los reflejos... fotografío y anoto en un cuaderno", asevera el pintor. Es la manera de retenerlo en la memoria y de interpretarlo sobre el lienzo.

En total presenta en la sala gaditana unos quince cuadros de óleos sobre lienzo de formato mediano y uno de gran formato que ha dedicado a Cádiz. Es uno de los pocos paisajes urbanos que recoge la muestra y con el escenario de la Alameda Apodaca como telón de fondo. A esta escena se suman otras de playa y de sierra. Desde Conil, pasando Chiclana o Vejer, hasta Bornos o Setenil. Retazos de la visión más versátil de la provincia que ahora fusiona en esta exposición hecha específicamente para Benot.

Entre estos escenarios destaca la escena captada en Algar, "en un día sin luz, cuando de pronto abrió el cielo y se proyectó una intensa luz", asevera. Porque todos sus paisajes, sin duda una constante en su obra, tienen algo que decir. Por ejemplo, "cuando la realidad se distorsiona desde los reflejos que sobre el agua, un charco o un lago se produce un día de lluvia".

Una realidad reconvertida y extraída sobre todo de medios marinos, pero que en esta ocasión apenas ha explotado. "Tras este atracón de paisajes voy a descansar. Pero pronto comenzaré a trabajar en otro proyecto sobre reflejos". De hecho, ya tiene Javier Lorente algún material original preparado sobre luces del agua en pavimento o adoquines. Es otra de las múltiples opciones que le brinda la luz, aunque en los paisajes de Benot se ha cebado con entornos más bien naturales. Un paseo por la provincia más cromática y dispar sacado del imaginario de Lorente.

Galería Benot Pintura Puede verse hasta el 24 de mayo, de lunes a viernes de 10.00 a 13.30 y de 17.00 a 21.00 y los sábados, de 10.30 a 14.00 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios