Cultura

Un nuevo espacio, una nueva ilusión expositiva

Comentarios 1

Centro Unicaja de Cultura. Cádiz.

Importante para el tejido cultural de la ciudad de Cádiz es el Centro multiusos que Unicaja ha inaugurado en la gaditana calle San Francisco y que viene a completar la buena infraestructura existente con los espacios del Castillo de Santa Catalina, la Casa Pemán y los dependientes de la Diputación Provincial, Sala Rivadavia y el propio claustro de exposiciones del Palacio que fue antigua Aduana. Ya que la iniciativa privada ha dado la espalda a los espacios expositivos y no existen en la capital de la provincia galería de arte alguna, es bueno que aparezcan salas importantes que permitan albergar en Cádiz muestras de trascendencia. Agradecemos la iniciativa de Unicaja por este espacio cultural, en una casa de finales del XIX, rehabilitada por el arquitecto gaditano Manuel Huertos Carrillo y que cuenta con una superficie total aproximada de 2.600 metros cuadrados, estructurado en cuatro niveles En la planta baja se ubica la gran sala de exposiciones; en la primera planta se ubica un salón multiusos con capacidad para un centenar de personas. En esta planta se encuentran también los despachos y una sala de reuniones de la Obra Social, así como un patio central donde se pueden celebrar distintos eventos al aire libre. En la segunda planta se ubica la Biblioteca Unicaja de Temas Gaditanos Juvencio Maeztu y en la tercera nos encontramos cuatro salas polivalentes para talleres así como tres salas de formación.

El acontecimiento bien merecía una importante exposición. Aunque sabemos que, en un principio, se pensó en la obra del escultor malagueño Miguel Berrocal, al final ha sido obra del gran Eduardo Chillida la que ha ocupado, por primera vez, esta gran estancia expositiva y que nos sitúa en torno a medio centenar de piezas, de diversa naturaleza plástica, en la que encontramos suficientemente recreado el genio creador del artista vasco.

La exposición se configura en torno a esa materialidad acuciante que siempre ha tenido el trabajo de Chillida. Esculturas de hierro, acero, alabastro, y tierra, sus denominadas Lurra, así como dibujos, collages y gravitaciones (relieves de papeles suspendidos de hilos) conforman una muestra que nos conduce por los postulados artísticos del escultor guipuzcoano; unos postulados que dimanan de ese poderío plástico que trasciende desde la obra de Chillida. Un conjunto de obras que nos plantean una serie de conceptualizaciones matéricas, de instantes captados en el entramado existencial y puestos de manifiesto con ese poder que eterniza un gesto en suaves formas plásticas.

Eduardo Chillida es uno de los escultores que más sabiamente ha planteado la materialidad de la escultura. En ella se abren las perspectivas significantes, se analiza el espacio, se produce un diálogo abierto entre la propia esencia de la materia plástica, su poder estructural y su potencial generador. Todo en un espacio al que se ha sometido y al que se ha impuesto unas leyes matéricas para que éstas generen nuevas estructuras y nuevos argumentos conceptuales.

Junto a las esculturas, nos encontramos las gravitaciones, unas obras con parecidos idearios a los que impulsa la obra matérica y que se manifiestan mediante papeles recortados y suspendidos de diversas formas.

La exposición viene a inaugurar un nuevo estamento cultural en la ciudad de Cádiz, pero, al mismo tiempo, viene a centrarnos en el universo plástico de uno de nuestros más geniales artistas españoles.

Ahora, abiertas las puertas de un esplendido espacio expositivo con una importante exposición, es hora de llenarlo de permanente contenido. Estamos deseando de que así sea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios