Cultura

La moderna geografía humana

Si tuviéramos que elegir los artistas más significativos nacidos en la provincia de Cádiz, entre los muchos que encontraríamos, el nombre de Miguel Trillo estaría, sin duda, entre los de mayor reconocimiento. Nacido en Jimena de la Frontera, en 1953, forma parte de ese importante grupo de fotógrafos españoles que tanta trascendencia han aportado a esta modalidad artística; además, cuando la fotografía no había alcanzado la cima espectacular que consiguió hace unos pocos años cuando las modas impusieron su potestad y la llevaron a un segmento hasta donde muchos acudieron, algunos con el pie bastante cambiado y con una gran carga de osadía.

A Miguel Trillo le cogió los esclarecedores momentos de la muerte del general Franco estudiando Filología Hispánica en Madrid. Los ambientes eran convulsos, inquietantes y llenos de esperanzadoras expectativas. Sus estudios los compartía con el ejercicio de una fotografía que, ya entonces, comenzaba a ser importante porque daba más oportunidad de ilustrar lo que estaba pasando y de generar estados de opinión que las demás tendencias artísticas. Poco después, llegó la época de la Movida Madrileña, los variados ambientes que ésta patrocinaba posibilitaban toda clase de posiciones; los personajes marcaban unos desarrollos especialísimos, la vida cotidiana adquiría un sentido nuevo y una dimensión con infinitos matices. El fotógrafo gaditano participaría de todo aquel festivo panorama planeando una obra que manifestaba los incontables poses de unos personajes que vivían a contracorriente de lo que había existido hasta muy poco antes.

Estas primeras etapas de su carrera fotográfica, marcarían el destino artístico de la obra de Miguel Trillo. El autor de Jimena se sienta atraído por los personajes, por los escenarios, por las actitudes. Su fotografía de retratos no realiza un estudio sociológico de la realidad captada, sólo deja constancia de una humanidad que quiere establecer su posicionamiento concreto y diferente. Por eso sus retratos presentan la realidad tal y como sus personajes quieren; ellos posan, escenifican un papel, aquel que manifiesta una realidad que ellos quieren protagonizar y ser elementos principales de una escena a la que imponen un sentido que ellos quieren que sea diferente, abierto, transgresor, incorrecto y hasta un poco canalla.

Miguel Trillo se nos presenta en esta exposición llevada a cabo en Algeciras por la UFCA -de nuevo al frente de lo mejor que se hace en la fotografía- conjuntamente con Alcultura como un artista de retratos, de posicionar la realidad de la gente, de las ciudades en las que habitan y de los hechos que determinan. Por eso nos encontramos con la fotografía de una realidad social dispar, que Trillo comenzó captando en los episodios protagonizados por los activos desencadenantes de la Movida; pero los menos glamorosos y, quizás, de más contundencia participativa; para seguir un apasionante trabajo en torno a los jóvenes españoles de provincias, aquellos a los que les tocó realizar un cambio generacional y, con ello, manifestar la nueva realidad social de una España, ya, inmersa en una Geografía Moderna, título de una de sus grandes series.

Con todo este bagaje a sus espaldas, Miguel Trillo ha seguido fiel a su proyecto de búsqueda de una humanidad que quiere plantarse delante de su objetivo para determinar cuáles sus pertenencias, las físicas, las existenciales, las humanas y las culturales.

Esta exposición, a modo de ambiciosa antología, se nos ofrece grande e importante como todo lo que patrocina la UFCA, ahora con el apoyo de Alcultura, conduciéndonos por las abiertas coordenadas de uno de nuestros más grandes artistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios