Cultura

La máxima suprema del color

  • La exposición 'Todas las tardes del mundo' presenta una oportunidad de ver los nuevos trabajos de Alejandro Botubol

  • En Jerez, Fotojenia exhibe la realidad fotográfica del momento

Alejandro Botub ol, en su exposición. Alejandro Botub ol, en su exposición.

Alejandro Botub ol, en su exposición. / joaquín hernández kiki

La última exposición gaditana de Alejando Botubol en los espacios del ECCO ya nos puso en la nueva sintonía de este artista que había pasado por diversas etapas hasta desembocar en esta esencialidad colorista en la que, ahora, se encuentra y que es producto de una determinante evolución que ha ido diluyendo formas hasta llegar a este nuevo plasticismo con la fuerza cromática inundando de contundencia formal los espacios.

Nada queda ya de aquel joven al que, hace algunos años, escribí el texto de presentación de un catálogo para una exposición que compartía con Pablo Fernández-Pujol en las salas del Baluarte de la Candelaria. Por entonces realizaba una pintura iniciática pero valiente, expresiva y abierta a unos horizontes que el pintor buscaba para emprender una carrera ilusionante. Después vendrían tiempos de reflexión, de medir las distancias a una pintura que él necesitaba dominar para extraerle su máxima potestad y seguir avanzando.

La exposición de la Sala Rivadavia supone un encuentro total con la pintura abstracta; modalidad artística a la que, en los últimos tiempos, se le ha dado la espalda de manera bastante constatable; siendo la figuración, en su más amplio espectro, la que domina la escena pictórica, decantándose los artistas por una representación, mediata o inmediata, de una realidad planteada desde infinitas posiciones y múltiples desenlaces estéticos. Lo que ha traído consigo que la abstracción, esa ausencia manifiesta de concreción, sea un poco apartada de la creación artística, quizás, porque en un pasado no muy lejano hubo un exceso de producción abstracta y no siempre con argumentos excesivamente satisfactorios, llevados a cabo por pobres autores sin demasiada conciencia plástica y escasa verdad artística.

En las últimas comparecencias de Botubol lo hemos visto ya inmerso de lleno en una pintura esencial con los valores cromáticos patrocinando una realidad formal que abría las perspectivas de un expresionismo plástico donde todo quedaba supeditado a la pura realidad del color. El artista se apodera de la luz que entra por su ventana, la descompone en sus matices cromáticos y va fijándolos en sus diferentes fases y posiciones. Con ello recrea los pantones coloristas de lo real, aquello que la mirada contempla para asimilarlo y extraerle los finitos límites de su gramática sensorial.

No es muy extensa la muestra del consulado de Argentina. Un conjunto de cuadros de pequeño formato crean una repetida escena con elementos cambiantes hasta formalizar una serie de gamas azules. Son ventanas abiertas por las que el artista contempla un hipotético paisaje que se va delimitando cromáticamente en una sucesión de esquemas iguales. En ellos luz, color y espacio funden sus fronteras posicionándose en un espacio lleno de trascendente sensualidad. El mismo sistema colorista se repite en un gran lienzo que acentúa la contundencia formal y potencia el valor supremo del color.

Dos cuadros, uno en blanco y otro en negro, plantean esa mágica espiritualidad que, a veces, formula la expresión de la materia plástica con el sólo argumento de un color que se abre a la sucinta espiritualidad de la forma.

Y, así, con toda la obra pintada que se repite en la segunda sala y que se completa con una videocraeación que insiste en la sustancia cromática y en sus desenlaces lumínicos. Bajo mi punto de vista pieza que no aparta nada al conjunto de la exposición y que podría haber sido sustituida por fórmulas pictóricas -que sabemos posee el artista- de mucha mayor contundencia plástica que la que desprende dicha obra.

Era normal que Eduardo Rodríguez presentara una exposición en Rivadavia con la obra de este artista. Alejandro Botubol ha accedido a posiciones de máxima expectación y una muestra del gaditano reconoce una buena programación con artistas que son protagonistas de la actualidad artística en estos momentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios