Cultura

La literatura como "necesidad" centra el pregón de Inma Chacón

  • La última ganadora del premio Planeta realiza la proclama de la 27 edición de la Feria del Libro de Cádiz, una ciudad con la que "siempre" se reencuentra ya que "forma parte" de su vida y de su familia

Ni una novela, ni dos, ni tres, ni cuatro... "Lo que nos convierte en escritores es la necesidad de escribir, de expresar, de contar una historia que tiene su origen en una emoción particular y que, a través de los lectores, se convierte en una emoción universal". Inma Chacón, "la mujer que sin haberlo soñado nunca se convirtió en escritora por deseo de su hermana gemela en un acto de amor que en sí mismo es pura literatura", como, con belleza y verdad, expresó la directora de la Cadena Ser en Cádiz, Lourdes Acosta, pregonó ayer la 27 Feria del Libro de Cádiz con una proclama donde ahondaba en la esencia del mismo acto de escribir.

La ganadora de la última edición del premio Planeta por Tiempo de arena se expresa con una dulzura y una serenidad que proporciona una pequeña isla de paz a los asistentes que ayer acudieron al Baluarte de la Candelaria para escuchar a la autora que "siempre" se reencuentra con Cádiz porque, como dijo, "Cádiz forma parte de mi vida, de mi familia". Así, quiso dedicar su pregón a su prima Aurora, "en mi casa siempre era Aurora la de Cádiz" y a su hijo César "que ya no están con nosotros".

De escribir y de leer. De estos dos actos íntimamente unidos habló Inma Chacón . Y de las ferias del libro, "que son las ferias de los lectores porque el libro se independiza de los escritores para crecer y desarrollarse con la mirada de los lectores". Así, remataba, "el acto de leer es un acto creador".

La autora de La princesa india, ese libro que fue un encargo de su hermana Dulce Chacón antes de morir, como recordaba minutos antes Acosta, ahondó en las más puras motivaciones del escritor a través de sus propias "sensaciones, emociones" porque, afirma, "no soy lingüista, ni filóloga". No necesitó de un pedestal para hablar de literatura. Sí tiró de grandes escritores y de títulos inolvidables. Citas de Flaubert ("escribir es la única forma de soportar la existencia, es entregarse a una orgía perpetua"), Vargas Llosa, Rilke, José Luis Sampedro ("escribo para descubrirme a mí mismo, para descubrir a los otros, y para encontrarnos; escribo para vivir más), Aristóteles, Lorca ("escribo para que me quieran"), Sábato, entre otros, salpicaron su proclama donde también dejó, de su puño y letra, frases con las que reflexionar: "La literatura es un mundo donde se vive como una necesidad. El escritor construye mundos en los que buscarse a sí mismo. Escribir es una excusa para mirar de otra manera, para construir un nuevo mundo donde buscarnos".

Un mundo que no está completo hasta que no interviene la mirada del lector ya que la literatura "es un mensaje que sólo tiene sentido cuando el lector lo interpreta". Un enigma que, eso sí, sólo funciona "cuando las historias son verdaderas, nacen desde el corazón, sin trampas", decidía.

Porque, a juicio de Inma Chacón, "el autor debe de conseguir que el lector interiorice la historia de tal forma que lo imposible se transforme en verosímil". Porque "para que el lector vibre, el escritor ha tenido que vibrar antes". Autenticidad, verdad. Eso pide Chacón a los autores.

Una exigencia completamente loable en un pregón donde el acto de escribir es como el acto de respirar. Porque es humano buscar respuestas a preguntas que siempre quedan en el aire y que se convierten en los grandes temas de la literatura, que son los grandes temas de la vida: amor, desamor, odio, ira, envidia, vergüenza... Preguntas y respuestas que escritor y lector buscan, comparten en un mundo, el de la literatura, "donde ficción y realidad se huyen y se encuentran, se atraen y se repelen, se mezclan y se buscan". El mundo del libro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios