Cultura

"El ser humano es cada vez más incapaz de ver aunque mire"

  • La obra más reciente del artista tarifeño podrá admirarse a partir del sábado en Grazalema, en la Neilson Gallery, con la inauguración de 'Erasure', que podrá visitarse hasta el día 9 de octubre

Comentarios 1

"Mirar para ver lo impensable". "Pintar como modo de negociar con lo inmediato". "Sin imaginación una imagen es invisible y sin memoria una imagen es muda". "El cuadro es una promesa incumplida de visión"... Amnesia for Erasure. Reflexiones de Chema Cobo. Sus preceptos. Sus puntales. Las líneas maestras de sus nuevos trabajos, recogidos bajo el título de Erasure, que se podrán ver a partir del próximo sábado en la Neilson Gallery, en Grazalema. Un nuevo envite del artista tarifeño que nos empuja a esa especie de mundo intermedio "entre lo visto y lo no visto, lo dicho y lo no dicho, lo de antes y lo de ahora...", dice, abriéndonos los ojos a los fantasmas de lo real.

-'Erasure', sugerente título.

-Bueno, creo que resume la idea que quiero expresar. Cuando tú borras algo se acumulan un montón de manchas inciertas. Yo voy recomponiendo una imagen a base de correcciones sobre correcciones y, al final, encuentro una imagen muy distinta a la imagen de la que partía. En cierta forma es un poco la idea con la que estoy trabajando en los últimos diez años. La de la imagen por frecuencia, por abuso de lo medios, concretamente. Vivimos en un mundo contaminado de imágenes, tan contaminado que hemos llegado a un punto inerte. El ser humano, aunque piense lo contrario, es cada vez más incapaz de ver aunque mire. Así que lo que yo hago es sacar la imagen de su contexto, transformarla y tratar de que cobre una nueva dimensión.

-El ojo nos engaña.

-No, lo que nos engaña es la cabeza. El ojo es simplemente el vehículo por el que la imagen llega al cerebro. Pero el cerebro está totalmente empañado o, no sé, yo creo que tiene mecanismos de defensa, o ya ni se defiende. Niega, niega y niega, y eso provoca que el valor de una imagen sea igual que el de otra. Da igual una imagen trágica que una pornográfica, las miramos con la misma indiferencia.

-Son sólo fantasmas

-Sí, claro, una imagen en sí es simplemente el esqueleto de algo que nos creemos que es real. Pero lo difícil es decidir y concebir lo que es real. Lo real puede ser algo que se mueve pero el hombre siempre ha intentado fijarlo de alguna forma. La imagen es el resultado de la fijación de un instante, de un momento de la memoria... Pero, claro, lo real no tiene un tiempo concreto, es el transcurso; mientras que la imagen, sin embargo, es detención y discurso, uno trata de articularla verbalmente para que se quede quieta en algún sitio.

-Supongo que habrá sido un trabajo complicado, sobre todo, porque acababa de salir de una muestra como 'Out of frame', una exposición de mucha búsqueda.

-Sí, ha sido complicado porque en Out of frame eran muchas obras y no sólo había que seleccionarlas sino recordarlas. Pero yo me quedé contento con aquello. Ésta, en cambio, es un comienzo casi de cero porque a mí no me gusta repetir mucho los tics. Sé que Out of frame fue muy bien recibida, lo cual no deja de ser un halago, pero uno siempre tiende a lo fácil, a repetir ciertas cosas que sabes que funcionan. Pero no quería eso. Así que he intentado rebuscar y reinterpretar cosas que hay en la anterior pero sin que se le parezca.

-Entonces, ¿qué vamos a ver?

-La exposición está pensada para el espacio de la galería. Así que serán alrededor 17 acuarelas de 70x50 y tres cuadros (óleos sobre lienzos). Digo alrededor porque no sé si cabrán todas o tendré que quitar para que se vean como yo quiero. Las imágenes están pensadas creando una especie de continuidad, pero es una continuidad aparente porque está llena de cortocircuitos. Así que les recomiendo a los visitantes que se paseen y se tomen su tiempo porque el arte sin tomarse su tiempo no se ve, no se entiende nada. Así que es mejor pasear entre las obras y que cada uno vaya tejiendo sus redes de significados y significantes.

-¿Son obras muy recientes?

-He estado trabajando en ellas varios meses. Eran ideas que quería desarrollar. Lo que se llama la espera del parto ha sido larga y, después, la ejecución ha sido inmediata. Lo que intento siempre es mantenerme a la espera de que aparezcan ciertos fantasmas que tengo en la cabeza y que me recuerdan a ciertas imágenes que en algún momento me he encontrado. Esas imágenes me piden que las resuelva, que las devuelva a la vida recomponiéndolas. Y, entonces, ese proceso sí ha sido largo. Aquí han coincidido imágenes de orígenes muy distintos, algunas las he tenido que desechar, y se han quedado las que han tomado como un cuerpo apropiado, si hubiese esperado cinco meses más tendrían un cuerpo diferente.

-¿Por qué Neilson Gallery?

-La conozco a través de algunos amigos míos que han expuesto allí, pero, de entrada, me parece que hace falta tener un valor especial para tener una galería en una zona tan aparentemente aislada. Creo que se mueven bien, que lo están haciendo bien. Además teníamos un amigo común, Kico Rivas, un crítico de arte de mi generación que falleció hace unos años, y él estaba muy empeñado en que yo expusiese allí. Así que cuando me pidieron que hiciese una exposición, acepté. Así, en cierta manera, también cumplía con esa promesa a mi amigo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios