Cultura

La historia contada en 3D

  • El Centro Cultural Unicaja (CUC) acoge desde ayer la muestra 'Fotografía y Espacio', que ofrece un recorrido didáctico por la trayectoria de la imagen estereoscópica desde su aparición hasta nuestros días

Cuando los seres humanos miramos una escena, la que sea, dos imágenes ligeramente diferentes llegan al cerebro desde cada ojo. El cerebro las funde gracias a la función estereopsis, que permite recibir en relieve los objetos. Es lo que se denomina visión binocular, cuya reproducción de forma artificial se investiga desde los tiempos de Leonardo, a través de la estereoscopia, que es lo que hoy conocemos como el efecto en 3D.

De la historia de esta disciplina trata la exposición que ayer se inauguró en el Centro Cultural de Unicaja (CUC) de Cádiz bajo el título Fotografía y espacio. La visión en 3D, de la mano de María Paz Pérez, responsable de la Obra Social de Unicaja en Cádiz; Javier Recio, responsable de Cultura de la Obra Social de Unicaja; Ángel Luis Roa, director territorial de Unicaja en Cádiz y Juan Antonio Fernández, comisario de la exposición.

Fue precisamente este último, propietario además de las alrededor de 120 piezas que integran la exposición, el encargado de guiar a la prensa en un interesante y didáctico recorrido por la historia de la imagen estereoscópica. A lo largo de este paseo el espectador tiene la oportunidad de comprobar de primera mano las distintas fórmulas de crear la ilusión de la profundidad, a partir de dos imágenes fijas. Al abrigo de la luz tenue que envuelve el recorrido, no sólo puede acceder a piezas únicas relacionadas con la estereoscopia, sino a manuales, libros e imágenes -denominadas pares estereoscópicos- de gran valor histórico, por algunas de las cuales ha llegado a pujar fuertemente en subastas su actual propietario, representante de la fundación que lleva su nombre, Francisco Rivero, poseedor de alrededor de 40.000 artículos relacionados con la visión en 3D.

"Algunas piezas me ha costado verdadero esfuerzo conseguirlas, pero son únicas en toda España", apunta este aficionado fotógrafo en sus inicios, posteriormente convertido en fotógrafo profesional e historiador de la fotografía, con más de diez publicaciones .

La exposición, que abarca desde el inicio de esta disciplina hasta nuestros días, donde llega en forma de luz polarizada -técnica con la que hoy pueden verse películas de la calidad técnica de Avatar-, comienza en las primeras reflexiones y dibujos que acerca de la visión binocular hizo Leonardo da Vinci en su Tratado de Pintura. Junto a ellos figura la denominada Ventana de Leonardo, donde el espectador comprueba in situ el enfoque distinto que hace cada ojo desde la línea vertical que atraviesa la imagen presentada.

Junto a estos remotos retazos se incluyen los primeros dibujos geométricos que se presentaron en la exposición de París de 1939, presentados en forma de daguerrotipos, antes de dar paso a una profunda visión de los capítulos más relevantes relacionados con la imagen en tres dimensiones.

Se ahonda así en el nacimiento de la estereoscopia a cargo de Charles Wheatstone, creador de un prototipo casero que permitía la visión independiente por cada ojo de dos imágenes planas que, al mezclarse en el cerebro del sujeto, era percibida en relieve.

Más tarde, David Brewster consiguió el mismo efecto a partir de un sistema más accesible, un visor estereoscópico, tras el que apareció la cámara binocular.

Mecanismos a los que se suma el sistema anaglifo -tratadas con filtros de distintos colores sobrepuestas en una sola imagen-, a los que pueden acceder el visitante de la muestra de múltiples maneras y con imágenes de muy diversa procedencia y épocas.

De estos primeros albores se avanza hasta la época dorada y el nacimiento de la industria relacionada con la estereoscopia, el impulso americano, su relegación a un uso meramente científico o su difusión en España desde 1850 en busca de la imagen romántica. Precisamente la exposición incluye una sección dedicada a las ocho provincias andaluzas, que permite acceder a diversas imágenes en 3D con escenas de la época.

Los niños también tienen su propio apartado en esta exposición.Y todos, niños y mayores, podrán llevarse a casa su propia fotografía estereoscópica tomada desde su propias cámaras o móviles. Todas las herramientas e instrucciones están en el CUC, donde la historia de la imagen se cuenta y se ve en 3D.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios