Pasqual Ferry | Dibujante

“Ya no se duda de que el cómic está a la altura de la literatura”

  • El dibujante catalán protagoniza hoy ‘Alice en el país de Ferry’ en la Feria del Libro de Cádiz

Pasqual Ferry, en la Feria del Libro de Cádiz de 2013. Pasqual Ferry, en la Feria del Libro de Cádiz de 2013.

Pasqual Ferry, en la Feria del Libro de Cádiz de 2013. / Jesús Marín

–¿De qué trata Alice, la obra de la que habla hoy en el Baluarte?

–No está acabado. Alice es un proyecto personal, a través de la editorial Spaceman, que se ha ido retrasando un poco por problemas personales, pero ahora estoy en la recta final y el libro está casi terminado.

–Y qué se puede avanzar: ¿se evoca al personaje de Lewis Carroll?

–Básicamente, la idea del personaje de Alicia es una referencia que utiliza el personaje principal porque es la manera que tiene de comunicarse con su madre a través de algunas metáforas e historias sobre el libro de Alicia, y ella tiene una especie de amigo imaginario que vendría a ser el gato de Cheshire, pero no es una historia sobre Alicia en el país de las maravillas, aunque utiliza elementos del cuento para justificar algunas actitudes.

–Trabaja usted para el cómic americano: ¿es el culmen dentro del mundo del cómic?

–Llevo trabajando desde hace más de 25 años en el mercado americano. La industria americana de los superhéroes durante un tiempo fue un coto privado, sólo para ese mercado, aunque era conocido mundialmente, y competía con el cómic europeo, sobre todo con el francobelga que dominaba parte de Europa. El caso es que el mercado americano se abrió a artistas que no eran americanos y ahí empezamos a entrar unos cuantos. En principio entramos Carlos Pacheco, Salvador Larroca y yo, como algo inusual. Pero poco a poco fuimos haciéndonos un hueco en el mercado y también empezaron a entrar otros artistas españoles, italianos, franceses... Ahora mismo el cómic está mucho más globalizado, ya no es una industria de un solo país, todos los cómics se publican en todas partes. Se podría decir que el cómic más popular es el manga, porque atrae a la gente más joven.

Diría que con el éxito de las películas de superhéroes, no necesariamente esto ha hecho que las ventas del cómic de superhéroes sean más grandes. Pero sí que ha dado mucha publicidad.

–Hay un mayor interés, quizás.

–Claro, se ha hecho al revés. Antes leías los cómics y por eso iba a ver las películas, y ahora ves las películas y por eso lees los cómics. Las películas de los superhéroes, en especial de los Vengadores, son similares a la emoción y la fascinación que ejercía La guerra de las galaxias, que ahora ya no dan tanta historia, y en cambio Avengers Endgame ya es la película más vista de la historia del cine.

–¿El cómic sigue siendo una puerta de entrada a la literatura o estamos en otro escalón cuando vemos que el cómic se ha hecho adulto y es para adultos también?

–Bueno, entonces entraríamos en lo que es la novela gráfica, que se supone que es un paso más literario, más serio... Pero es que el cómic, al fin y al cabo, es un vehículo para contar historias, y las historias si tienen calidad y están expresadas de forma adecuada, pues tiene el mismo nivel artístico o de calidad que puede tener la literatura, el cine o la pintura. Porque aúna un poco todo. Es un medio para contar historias, y si tú tienes capacidad literaria y además dibujas, eso es un bombazo, pero no es fácil.

–En todo caso, parece que el cómic se ha hecho mayor.

–Los cómics, durante un tiempo, parecía que estaban anclados a una determinada generación, pero ahora las generaciones crecen muy rápido, creo que la gente joven de hoy en día ya no duda de que el cómic sea un medio artístico a la altura de la literatura, siempre y cuando encuentre el producto que le enganche y que lo motive. Nosotros, en nuestra época, el cómic era puramente de evasión e industrial, los superhéroes eran eso, una industria. Los dibujantes podían hacer 40 páginas al mes, pero hoy en día a duras penas puede hacer 15 porque el nivel de calidad, la imagen... es mayor. Creo que llegará un momento en el que ya ni se planteará si el cómic es una puerta o un camino hacia algo más alto o más elaborado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios