Cultura

A la búsqueda del escritor perdido

  • El último Nobel de Literatura, Jean-Marie Gustave Le Clézio, ausente en las librerías gaditanas · A partir de la semana que viene, comenzarán a llegar obras del escritor francés a las estanterías

La Academia Sueca definió a su último Nobel de Literatura como un "explorador del éxtasis sensual". Lo del éxtasis sensual no han debido oírlo por estos pagos porque Le Clézio era, a día de ayer, el hombre más buscado por las librerías.

"¿Le Clézio, cómo? ¿Cómo se deletrea?", fue la pregunta más común entre libreros, bibliotecarios y críticos tras conocerse el nombre del Nobel de este año. Camilo Marks, crítico del diario chileno El Mercurio, apuntaba: "Se fija en la tipografía, cambia las letras, el tamaño, incluso la textura de las páginas es distinta, por ahí va la cosa. Pero es una lata -añadió- como todos los franceses del nouveau roman".

Le Clézio es autor de medio centenar de obras, fundamentalmente novelas pero también ensayos y algún libro para niños. Ninguna de ellas, sin embargo, podía adquirirse ayer en Cádiz. Las librerías de la capital gaditana no contaban con título alguno del autor francés. "El último que habíamos tenido -comenta Juan Manuel Fernández, de Manuel de Falla- era El africano: un título que publicó el año pasado con una pequeña editorial, Adriana Hidalgo".

A partir de la próxima semana y antes de un mes, calcula Juan Manuel, estarán disponibles los títulos del reciente Nobel. En la librería de plaza de Mina han pedido hasta veinticinco ejemplares de El atestado, Diego y Frida, La cuarentena, El pez dorado, El africano y Onitsha. En Quorum apuntan que incluso hay libros del autor, como El buscador de oro, que son imposibles de conseguir, "porque pertenecían a una editorial que cerró hace poco". Para la semana que viene, esperan recibir El africano, El atestado, La cuarentena, Desierto y Diego y Frida. "Sí podemos decir -comentan desde Quorum- que el jueves por la tarde ya había gente preguntando por libros de Le Clézio".

En Jaime, donde tampoco es posible encontrar ningún libro del autor francés, también confían en que la maquinaria editorial comience a abastecer la demanda. Porque la habrá. En la librería de El Corte Inglés aseguran que tenían La cuarentena y El atestado. Pero, curiosamente, ambos títulos desaparecieron justo el pasado jueves de las estanterías. Desde la gran superficie afirman que ya han pedido más ejemplares del escritor francés -al menos, de cuatro de los títulos que tiene traducidos al castellano- y prevén que la semana que viene o incluso, tal vez, este mismo domingo, cuenten de nuevo con libros del Gustave Le Clézio en su sección de libros.

Por otra parte, en la Biblioteca Provincial, únicamente aparecen -a través de la base de datos disponible en la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía- dos títulos firmados por Le Clézio. Uno de ellos - El pez dorado- acababa de ser cedido en préstamo. Obras sueltas del autor pueden encontrarse, de manera casi testimonial, en distintas bibliotecas de la provincia -Jerez, El Puerto de Santa María y Medina-.

Curiosamente, Le Clézio -que reside gran parte del año en Nuevo México- ha declarado y demostrado ser un enamorado de la cultura hispanoamericana. En sus libros -muy alejados de otra famosa "nómada" francesa por la que no siente demasiadas simpatías: Amélie Nothomb- ha plasmado su gusto por los viajes y su sensibilidad ecologista.

La mayor parte de su producción se centra en las décadas de los ochenta y noventa y es un escritor muy seguido en México, donde se concentran la mayor parte de sus lectores hispanos. De hecho, al saberse premiado, el Nobel de Literatura recomendó, de entre todos sus títulos, Pawana (ballena, en lengua indígena): su particular "combate ecológico" en el país centroamericano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios