Cultura

El amor en los tiempos del ébola

Terror, España, 2014, 100 min. Dirección: Jaume Balagueró. Guión: J. Balagueró y Manu Díez. Fotografía: Pablo Rosso. Música: Arnau Bataller. Intérpretes: Manuela Velasco, Héctor Colomé, Mariano Venancio, Críspulo Cabezas, Paco Manzanedo, Emilio Buale, María Alfonsa Rosso. Cines: Bahía de Cádiz, Bahía Mar, San Fernando Plaza, Cinesa Los Barrios.

El terror, el fantástico o la ciencia-ficción siempre han tenido algo de premonitorios o visionarios a la hora de reflejar los miedos del presente. La exitosa saga de REC creada por Jaume Balagueró y Paco Plaza se hacía eco a comienzos de siglo de un tiempo hipervigilado por las cámaras y angustiado por la idea del contagio, algo que, con la crisis del ébola de plena actualidad, le va a añadir a la que se supone que es ya su última entrega un plus de lectura en clave que tal vez la cinta ni se planteara. Sea como fuere, la saga se ha ido alejando poco a poco del régimen estricto de su primera entrega, en la que el punto de vista narrativo era a un tiempo estética y motor, para adoptar formas y tonos más convencionales (o incluso cómicos, como en la tercera) en las que los dispositivos audiovisuales no son ya determinantes sino una parte más de la trama y su deriva de destrucción y caos.

El contagio vírico del mal no conoce fronteras si se quiere seguir haciendo caja, aunque ahora se lo hayan llevado a un barco que hace las veces de prisión y laboratorio para los infectados, con Manuela Velasco de nuevo en acción sudorosa y camiseta de tirantas, y para los médicos que intentan poner fin a esta plaga de origen diabólico.

Así, bien delimitada por unos espacios claustrofóbicos y una acelerada narrativa zombi bastante previsible con puntuales estallidos gore para incondicionales, REC 4 apuesta a la efectividad y el efectismo (giros-sorpresa incluidos) de una puesta en escena vibrante a la que tal vez no le hubiera hecho falta ni tanta música ni tanto grito por parte de un elenco autonómico y multicultural al que se le permite barra libre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios