Cultura

Vacaciones en Camelot

Iron Man vs. Doctor Muerte. D. Michelinie, B. Layton, J. Romita Jr. Panini. 136 páginas. 12,95 euros.

Iron Man vs. Doctor Muerte reúne dos extravagantes encuentros entre el superhéroe de la armadura dorada y el villano de la armadura gris, acaecidos en las páginas de The Invincible Iron Man, el primero en los números 149 y 150 (agosto y septiembre de 1981) y el segundo en los 249 y 250 (noviembre y diciembre de 1989). Los principales artífices de una y otra aventura fueron el escritor David Michelinie y el argumentista, dibujante y entintador Bob Layton, harto conocidos para los aficionados al Hombre de Hierro, a los que cabe sumar el talento del también dibujante John Romita Jr., aunque -por desgracia- solo en los dos primeros episodios, mucho más excitantes y apreciables que los posteriores.

A la coincidencia en el uso de armadura por parte de los protagonistas, se suman el motivo recurrente del viaje a Camelot, lo que garantiza la presencia de caballeros y muchas más armaduras, en una especie de éxtasis metálico. Primeramente, Iron Man y el Doctor Muerte son transportados al pasado, donde se verán implicados en la guerra entre el rey Arturo y Morgana Le Fey, y cada uno tomará partido por el bando que más les atañe. Esta idea, fenomenalmente ejecutada, pronto se convirtió en un clásico. Es por ello que, años más tarde y ya sin Romita Jr., se repitió la experiencia, tratando de capturar algo del espíritu original. En la segunda ocasión, los personajes fueron transportados a un Londres futuro donde les recibió el mago Merlín y un infante rey Arturo. Rizando el rizo, también haría acto de presencia la tuneada armadura del Iron Man del año 2020, con su expresión de perpetuo enfado y ruedas de engranaje por hombreras.

Aprovecho para recodar que, en 2008, Michelinie y Layton se reunieron otra vez para firmar el tercer encuentro entre el vengador y el dictador de Latveria. Fue en una miniserie de cuatro números recopilada aquí por Panini en el tomo Iron Man: El legado de Muerte. Dicho sea por si alguien se queda con ganas de más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios