Cultura

Spielberg dijo no

  • El Rey Midas de Hollywood rechazó primero dirigir la adaptación cinematográfica e intentó luego convertirla en una película de animación

El estreno de Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte I desvela detalles en torno a la popular y rentable franquicia cinematográfica. Ahora nos enteramos que Steven Spielberg primero rechazó adaptar las obras de J.K. Rowling y luego quiso convertirlas en una saga de animación.

Recientemente, Los Angeles Times publicó un artículo en el que se realiza un repaso al devenir de la saga de Rowling desde que se publicó el primer libro hasta ahora, cuando el principio del fin llega a los cines. En el mismo se señala cómo los caminos de Potter y Spielberg se juntaron... pero no llegaron a cruzarse. Así, cuando la primera entrega de la saga acababa de llegar a las librerías Warner Bros. se hizo con los derechos de ésa y las tres próximas entregas de Harry Potter por la módica cantidad de dos millones de dólares.

Para acometer su adaptación al cine, Warner buscó un socio y llamó a la puerta de DreamWorks, el estudio de Steven Spielberg que, en contra de lo que en él es habitual -por algo le llaman el Rey Midas de Hollywood- se negó a entrar en el proyecto. Meses más tarde, cuando Harry Potter se convirtió en un fenómeno editorial de alcance global, DreamWorks fue quien llamó a la puerta de Warner, pero con una oferta que no convenció para nada al estudio: juntar las historias de los dos primeros libros y rodarlos como una película de animación.

"Creí que sería bueno que Steven Spielberg dirigiera, pero una de las ideas de Dreamworks y del propio Steven era juntar los dos libros y convertirlos en una historia de animación", dice Alan Horn, presidente de Waner que también señala que hay dos razones por las que DreamWorks hizo esta propuesta. La primera, los efectos visuales, con la tecnología de entonces era infinitamente más viable reproducir todo el universo creado por Rowling en una saga de animación. La segunda, su encarnizada competencia con Pixar que hacía de cada estreno animado un éxito de taquilla.

"Por tanto, no lo culpo, pero nunca quise combinar los libros y siempre quise que fueran con actores reales", concluye el presidente de Warner que, con las cifras en la mano, es evidente que tomó la decisión correcta al no plegarse a los deseos de Spielberg. Los más de 5.400 millones de dólares en galancias recaudados con las seis películas estrenadas hasta la fecha le llenan los bolsillos de razones. Los que más se lo agradecen sin duda son Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson, los tres protagonistas -de carne y hueso- de la saga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios