Inma Chacón. Escritora

"Seguimos teniendo que demostrar que la cultura, la hermana pobre, es necesaria"

  • La escritora pacense pregona hoy la 27 edición de la Feria del Libro de Cádiz en el Baluarte de la Candelaria.

Inma Chacón (Zafra, Badajoz, 1954) no es cantante pero está de gira: en los últimos días ha visitado Córdoba, Cáceres o Granada; ayer viajó de Tarragona a Madrid, y hoy estará en Cádiz. La Feria del Libro es el denominador común de estos desplazamientos, y en muchos casos la presentación de su novela Tiempo de arena, con la que logró ser finalista del Planeta. A Cádiz llega para pronunciar el pregón.

-El diccionario de la RAE define pregón como un "discurso elogioso en que se anuncia al público la celebración de una festividad y se le incita a participar en ella". ¿Tendrá su pregón estos ingredientes?

-Pues qué bonito, porque nunca había buscado la definición... (ríe). Sí, todo eso estará en mi pregón. Va a ser un pregón cortito, y voy a hablar de lo que significa para mí la Feria del Libro, del encuentro con los lectores y de la repercusión de la literatura iberoamericana en el inicio de este siglo, con autores que han entrado con mucha fuerza.

-¿Es más difícil sentarse ante un papel en blanco para escribir un pregón o para una novela?

-Son cosas muy diferentes, pero las dos me resultan difíciles. Aunque una novela tardas cuatro años en escribirla, claro.

-El pregón se puede considerar más liviano, aunque imagino que tendrá su responsabilidad.

-Sí, mucha, mucha, porque es una cosa que hay que leer en público y supone una responsabilidad que lo dejen en tus manos, porque es una confianza que deposita en ti la organización, y apetece que le guste a todo el mundo.

-Usted está visitando en estos días varias ferias del libro españolas, ¿qué impresión está sacando de esta 'gira'?

-He estado en Córdoba, Granada, Cáceres, Valencia... La impresión es muy bonita, parece que de pronto la gente se olvida de la prima de riesgo que nunca habíamos tenido en cuenta hasta ahora, y es un momento de encuentro, de paseo, un día de fiesta. Eso se percibe en las ferias, que la gente busca salir del mogollón en que nos han metido.

-¿Los libros pueden ayudar al menos a evadirnos de esa realidad?

-Bueno, yo creo que la realidad hay que afrontarla, y hay que vivirla, y echársela encima, pero creo que el libro es un buen compañero de viaje, donde de pronto te metes en otras aventuras, en las vidas de los personajes. Leer un libro es una experiencia tan gratificante que merece la pena sentarse, ir en el tren leyendo o irte a la cama con un libro. Es vivir una aventura.

-¿En cualquier formato?

-En cualquiera. Los dos formatos son perfectamente compatibles y cada uno tiene una función diferente. No hay que tenerle miedo a las nuevas herramientas.

-¿Qué tal se siente una persona cuando pasa a ser finalista del Premio Planeta? ¿Cómo va la promoción de Tiempo de arena?

-Está siendo muy intensa, pero muy bonita; es una bendita locura. Es la posibilidad de acceder a lectores distintos a los de otras novelas, contactar con ellos. Para mí es un regalo, pedazo de regalo de reyes que me hicieron en la noche de Santa Teresa.

-¿Y le cambió su condición literaria?

-No sé, eso es algo que habrá que ver con el tiempo. Si es flor de un año o no. Se verá con el tiempo y con las nuevas novelas que saque. Yo miro el día de hoy, el presente es muy bonito y el mañana ya veremos cómo lo vivimos. Me centro en disfrutar lo que estoy viviendo.

-Y desde esa posición ahora mismo privilegiada, ¿qué panorama cree que le aguardan a las letras españolas?

-Creo que las letras españolas están muy sanas, hay muchísimos escritores, se editan muchísimos libros. Veo que se compran muchos libros. Es algo necesario. España es un país que tiene una tradición de escritores fabulosa, como en otros países tienen tradición de músicos, nosotros la tenemos literaria. Tenemos escritores en ciernes y hay que apoyar a las letras españolas.

-¿Las editoriales sobrevivirán a la crisis?

-Hombre, yo creo que se tendrán que reajustar un poco, como todos, y que algunas lo pasarán peor que otras. Tendrán que plantearse nuevas fórmulas, analizar lo que está pasando. El mundo editorial es muy difícil, muy complejo y muy pendulante.

-¿Cree que este gobierno hubiera ordenado a Cervantes recortar El Quijote para ahorrar papel?

-Pues sí, sí lo hubiera hecho, porque este gobierno se atreve con todo y se atrevería con Cervantes. La cultura es siempre la hermana pobre, y seguimos ahí teniendo que demostrar que es necesaria.

-Como si fuera algo accesorio.

-Sí, es como si fuera lo último, y todo esto afecta a esta industria, porque al fin y al cabo es una industria. Hay mucha gente que vive de esto y hay muchas familias implicadas... Pero no, a la cultura no se le tiene en cuenta.

-Hoy ha sido el Día Internacional de la Prensa, ¿qué piensa del futuro de los medios, que algunos emparejan al de los libros?

-Pues es otro sector que está también pasándolas canutas, es lamentable la cantidad de periodistas que se han quedado en el paro en el último año. Es tristísimo, me parece tan triste que esté pasando todo esto. Además, yo lo veo todo muy ficticio.

-¿Usted tampoco se cree que la prima de riesgo exista, verdad?

-Yo no me lo creo, nunca habíamos oído hablar de la prima de riesgo, y ahora de repente todo el mundo sabe lo que es la prima de riesgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios