Cultura

La obra de Sebastián depositada en un solar volverá a su sitio

  • Debido a que la pieza no entró en el porte que la trasladaba a otra exposición en Segovia, el autor la ha donado a Cádiz

El depósito en un solar del polígono exterior de la Zona Franca de una de las monumentales esculturas que el artista mexicano Sebastián expuso en varios espacios del borde marítimo de la ciudad es "temporal". Así lo confirmaban ayer desde del Ayuntamiento de Cádiz, una vez cuestionado sobre el extraño lugar donde ha ido a parar una de las 55 piezas que desde marzo de 2010 vistieron de arte los paseos gaditanos, al hilo de la muestra La matemática sensible.

La obra que desde hace algún tiempo se deja ver en este espacio anexo al Tanatorio de Servisa parece que volverá al espacio que ocupó durante meses en el paseo Antonio Burgos, frente al quiosco de La Quilla, donde numerosos turistas y gaditanos se han inmortalizado junto a esta sinuosa obra color rojo realizada en hierro.

Según informan desde el Consistorio, dado el inminente traslado de las piezas a La Granja, en Segovia, para una nueva exposición, el prestigioso autor mexicano indicó que se depositaran en un solar algo apartado del centro urbano. Una vez que comenzaron los preparativos del traslado se percataron de que no entraba en el porte. De modo que Enrique Carbajal, más conocido en el mundo artístico por Sebastián, "decidió dejarla en Cádiz, en el mismo espacio donde lució", aseveran desde el Ayuntamiento gaditano.

Si bien, también ha indicado que este otoño, probablemente en el mes de octubre, uno de los operarios de la Fundación mexicana Jose F. Llopis y la Fundación Iberoamericana de las Artes vendrá hasta Cádiz para encargarse de dicho montaje.

Junto a esta obra también continúan en Cádiz algunas de las piezas de menor tamaño y de color blanco que el escultor ha decidido dejar en el espacio Entre Catedrales.

Durante años el universo creativo de Sebastián, que desde las matemáticas materializó en una muestra de sinuosas formas geométricas, ha salpicado varios espacios abiertos y al aire libre de la ciudad como el Paseo Marítimo, las Puertas de Tierra, pasando por el espacio Entre Catedrales, la Caleta, hasta llegar al Castillo de San Sebastián. Más de medio centenar de obras -ocho de ellas inéditas en España- realizadas en colores monocromáticos, en rojo, amarillo, azul y blanco, con la que su artífice pretendía "poner en valor el volumen", contó durante su inauguración en Cádiz.

Sebastián nació en Chihuahua, México en 1947 y desde finales de los años sesenta empezó a crear una obra escultórica única en la tradición mexicana y latinoamericana. Su vocación constructiva, alimentada por los principios del arte cinético, se expresó inicialmente en la creación de esculturas transformables, o desdoblables. De vocación constructiva, desde mediados de la década de los 60 inició el desarrollo de su lenguaje escultórico apoyando su quehacer con disciplinas científicas como las matemáticas y la geometría, acercándose a la topología y la cristalografía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios