Cultura

Preguntas en torno a la maternidad

  • La productora sevillana El Mandaíto graba un documental sobre la "dificultad de tomar la decisión de tener hijos" en la actualidad · La actriz Pilar Gómez codirige el proyecto junto a Ana Álvarez-Ossorio

Al mismo tiempo que su carrera como actriz se consolidaba -con propuestas dirigidas por Helena Pimenta o Tamzim Townsend, montajes del CAT y de la Compañía Nacional de Teatro, o con un espectáculo creado por ella, Mejorcita de lo mío, que se ha mantenido dos años en gira-, la onubense Pilar Gómez se planteaba otro proyecto, éste perteneciente a la esfera personal y no profesional, por el que había mostrado interés desde muy joven: la maternidad. Entre las dudas que la intérprete cobijaba al respecto, sobresalían algunas con insistencia: se preguntaba por qué costaba tanto tomar la determinación, también si su resistencia a dar el paso era un problema personal o un fenómeno vinculado a los cambios experimentados por la sociedad.

De este proceso de reflexión surge el documental que Gómez codirige junto a Ana Álvarez-Ossorio y que produce la empresa sevillana El Mandaíto. La cinta, actualmente en fase de montaje, baraja dos títulos, La vida en el ombligo o Mirarse el ombligo, y aborda el tema de la maternidad desde una perspectiva con múltiples matices. "No va sobre cómo es un embarazo o cómo es un parto", aclara Gómez, "sino de la dificultad de tomar la decisión hoy en día en gente como nosotras".

Planteado como un egodocumental [una narración en primera persona], el filme describe el viaje interior que emprende su protagonista -la propia Gómez- en busca de respuestas, una vuelta a los orígenes en la que demandará las impresiones de amigos y familiares. "Algunos están embarazados y otros no, pero les pregunto cómo han tomado la decisión, si ellos creen que yo estoy capacitada para ser madre o no...", declara la realizadora. En su círculo, el personaje se topa con multitud de opciones. "Están los que tienen muy claro que van a ser padres, los que quieren pero no encuentran el momento, los que ya han tenido descendencia...", resume Gómez sobre los testimonios recogidos en el proyecto.

Durante la grabación, Ana Álvarez-Ossorio descubrió con sorpresa que los hombres "se plantean el tema igual que nosotras. Siempre se piensa que lo de tener hijos es un tema muy femenino, pero no es una preocupación exclusiva de la mujer. Ellos hablan de que la paternidad aparece cuando nace el niño, pero tienen las mismas ganas, el mismo miedo o la misma serenidad: hay de todo", apunta la codirectora, que completó su formación en la Universidad de Sevilla con cursos en Alemania, Francia y Cuba y cuenta con una larga experiencia en el ámbito del montaje.

Liberada de aquellos tiempos en los que la maternidad parecía un destino incuestionable para la mayoría de las mujeres, la protagonista del relato observa que la libertad de la que dispone viene acompañada de una serie de consecuencias inesperadas. "Hemos retrasado tanto la edad que ser madre se convierte en una decisión muy planificada. Y tienes más miedo porque eres mucho más consciente de lo que haces, y comprendes mejor a lo que estás renunciando, porque has estructurado tu vida de una manera y la maternidad significa cambios que no son fáciles", sopesa Gómez. Son desvelos que también comparte Álvarez-Ossorio, quien cree que ahora "hay muchos interrogantes en el aire. Primero te cuestionas si sí o si no, si con esta persona, si tienes la estabilidad suficiente... y la última pregunta que te haces es cuándo".

Pero, pese a la carga reflexiva del documental, sus creadoras insisten en que "no hemos hecho un análisis de lo que es la sociedad y hemos sacado conclusiones". Han puesto el acento, dicen, en la vertiente sentimental antes que en la sociológica. "Nos mueve una preocupación personal, una inquietud, más que el propósito de apoyarnos en la estadística. Se trata de preguntarme qué me pasa a mí y qué pasa a mi alrededor, aunque esto se puede extrapolar a otros", precisa Pilar Gómez. Esta apuesta por la intimidad ha motivado que "más que entrevistas" lo que se ha grabado han sido "conversaciones, como cuando quedas con un amigo para una cerveza y éste te abre el corazón".

Aunque la productora ejecutiva de la cinta, Verónica Díaz, aprecia que se han quedado en el tintero "el testimonio de padres que adoptaban" y la visión clínica de la maternidad por parte de una matrona, es posible que estas entrevistas se realicen en un futuro, una vez terminada la primera fase del montaje.

Con el documental, sus artífices aseguran haber "aprendido a relativizar". Pilar Gómez advirtió cómo se calmaba la ansiedad ante sus deseos de tener un hijo. "Hablando con unos y con otros, ahora sé que voy a ser madre, pero no a costa de renunciar a mi vida", afirma. La clave, añade Álvarez-Ossorio, está en relajarse. "Tenemos la presión de que hay que ser las madres o los padres perfectos, y la historia es que hay que dejarse llevar un poco, las cosas van surgiendo, no hay que tenerlo todo tan planificado", concluye la directora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios