Cultura

Lliure trae a El Puerto su 'Gata sobre el tejado de zinc caliente'

  • La compañía lleva esta noche al Teatro Muñoz Seca el clásico de Tennessee Williams que inmortalizaron en la gran pantalla Paul Newman y Elizabeth Taylor

El Muñoz Seca de El Puerto acoge esta noche la representación del clásico de Tennessee Williams, Gata sobre el tejado de zinc caliente. Un montaje estrenado pro Teatre Lliure en el Valle-Inclán de Madrid el pasado mes de enero.

Álex Rigola, responsable de la compañía desde 2003, ha elegido una de las cumbres del teatro norteamericano para despedirse como director del Lliure, un reto al que sólo podía atreverse quien es uno de los mayores talentos escénicos del panorama actual y director de montajes que han sido referencia durante la última década como 2666, sobre el texto de Roberto Bolaño, o Rock and roll, de Tom Stoppard.

Estrenada en Broadway en 1955, Gata sobre tejado de zinc caliente es un fresco sobre las relaciones humanas, la mentira, la desintegración de la pareja y el desmembramiento de una familia. La obra le valió a Tennessee Williams su segundo Pulitzer y llevada al cine unos años después, con Paul Newman y Elizabeth Taylor como protagonistas.

Ahora Chantal Aimée (Maggie), Joan Carreras (Brick) y Andreu Benito (padre) encabezan un reparto que ofrece un auténtico recital en un espectáculo muy exigente psíquica y emocionalmente para los actores. Álex Rigola ha sido fiel a lo que el propio autor consideraba que era el alma de la obra: "Intentar capturar la calidad auténtica de la experiencia en un grupo de personas, aquella interacción parpadeante, evanescente -¡y ferozmente cargada!- de unos seres humanos vivos dentro de la nube de tormenta de una crisis común. Debemos dejar cierta parte del misterio sin desvelar en el perfil de los personajes reales, incluso si se trata de desvelar el propio carácter. Ello no exime al dramaturgo del deber de ejercer la observación y el sondeo tan a fondo como legítimamente se pueda, pero debería alejarle de conclusiones demasiado fáciles y de aquellas definiciones demasiado esquemáticas que consiguen que una obra de teatro sea simplemente eso, sólo una obra de teatro, y no un anzuelo para capturar la verdad de la experiencia humana".

Como todas las producciones de Teatre Lliure, el rigor de la puesta en escena y el conjunto del hecho teatral de esta versión es de primerísimo nivel, cualidades que convierten a esta Gata del Lliure en un referente escénico en lo que a adaptaciones de Tennessee Williams se refiere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios