Cultura

Guillermo Pérez Villalta invoca las bellezas urbanas

  • El artista tarifeño expone hasta enero en la galería Rafael Ortiz de Sevilla la muestra titulada 'La petite sensation', una oda al placer y la libertadl Guillermo Pérez Villalta: 'La petite sensation'. Galería Rafael Ortiz. Calle Mármoles, 12. Se puede visitar hasta el 4 de enero de 2012.

Rocallas, cornucopias, frutas exóticas y ranas que hacen las veces de surtidores son algunos de los elementos que Guillermo Pérez Villalta imaginó para "la realidad de nuestras ciudades, tan necesitadas de hermosura y placer". La galería Rafael Ortiz muestra desde esta semana varios de esos proyectos de decoración urbana que, por el momento, se han quedado en ideas sobre el papel, pero que iban a tornarse fuentes en la Plaza de la Contratación de Sevilla o esculturas públicas en el corazón de la Córdoba romana. Son algunas gemas incluidas en La petite sensation (título basado en una frase con la que Cézanne se refería a su propia obra), la exposición que marca el regreso a la sala de la calle Mármoles de uno de los artistas esenciales del arte español de las últimas décadas.

Para Rafael Ortiz, "Guillermo no ha escatimado riesgos para plasmar su convicción de que el arte nace de la necesidad de traer a nuestra realidad aquello que no existe y deseamos". El tarifeño reivindica así lo placentero, lo imaginario y lo simbólico en esta muestra que incluye pequeñas series, incluso obras únicas, con las que indaga en las teorías sobre el arte como consecución de la belleza que ya defendió en el libro Melancólico Rococó, editado por el sello de la propia galería.

Dibujos y bocetos muestran su compleja visión de la historia de la arquitectura y adelantan los proyectos escultóricos que Pérez Villalta prepara, en bronce dorado o policromado, para la próxima edición de la feria ARCO. "Nos hemos lanzado a producir esta colección porque queremos poner en valor a torneros, fundidores, orfebres... Gremios que no están tan relacionados con la escultura contemporánea como con la religiosa pero que nos permiten materializar estas formas con las que Guillermo llevaba tiempo soñando", expresa Rafael Ortiz.

En La petite sensation, un díptico da la bienvenida al visitante con la leyenda "La vida surge para tener la consciencia de la belleza". Son dos de las obras más deliciosas de un conjunto que incluye paisajes de pequeño formato con detalles, como encajes y telarañas, "de un puntillismo tan exacerbado que parecen pintados con pinceles de un pelo", explica el galerista. Estos paisajes pueden resultar surrealistas o metafísicos, como La intransigencia de Atenea, evocar los libros de Murakami, uno de sus autores fetiche, homenajear los frescos pompeyanos o reflexionar sobre la escultura mientras se hacen guiños a las vanguardias históricas o la obra de Jean Arp y Anish Kapoor.

En todo caso, la selección sorprenderá al visitante porque supone un giro radical en la trayectoria de Pérez Villalta. "Para él cada exposición es un reto. En su primera exposición con nosotros su mirada se posó en los cuatro elementos, años después lo hizo en la historia del rock", recuerda Rafael Ortiz de uno de los artistas que, como Carmen Laffón o Luis Gordillo, han convertido su catálogo en uno de los más selectos del panorama español

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios