Cultura

Galán Urréjola se rinde a los encantos de las urbes y de los faros

  • El pintor natural de San Fernando, que en febrero asistirá a ArtMadrid, inaugura esta tarde una muestra en la sala Benot abierta a nuevos argumentos expresionistas

Sin título. Ricardo Galán Urréjola, el pintor inconfundible de los paisajes urbanos medio abstractos medio figurativos, inaugura a las 20.30 en la sala Benot una nueva exposición que se presenta sin título. Así lo ha decidido porque en su ferviente afán investigador, en el que se envuelve cada vez que afronta un nuevo reto, ha planteado otras fórmulas pictóricas y espacios en los que embelesarse, cuya fusión hace imposible una fácil nominación.

De modo que, aparte de sus reconocibles y deshabitados rincones de ciudades como Cádiz y Madrid, Galán Urréjola se ha abierto a un nuevo frente temático con una serie sobre el faro.

Y lo ha hecho con el simple objetivo de captar "el dramatismo de su soledad". Reinventándose a sí mismo. "Con parte real y parte ficticia, por eso sólo le he puesto nombre al de Chipiona, que es inconfundible, porque los demás son una mezcla". Faros inspirados en los existentes en el Atlántico Norte, a los que ha cambiado de situación y de color, "según me ha convenido".

Tampoco se ha quedado atrás en la exploración de nuevos recursos expresivos con argumentos que ahora se tornan expresionistas. "Sin perder la imagen figurativa, devaneo un poco más hacia el expresionismo medio abstracto". Fórmulas con las que demuestra una y otra vez su dominio técnico sobre el lienzo, con el que ha jugado caprichosamente y se lo ha pasado en grande. "Me he divertido. He dotado mis cuadros de texturas más poderosas, más empastes y rasguños en la tela, decapados...". Ha probado, arriesgado y ganado.

El resultado puede verse en la sala Benot, con la que mantiene desde hace años una especial relación. En este espacio se descubre a un Galán Urréjola más "juguetón" que no sólo toma como referencia las urbes de sus amores. También se ha encerrado en sus calles, las ha despojado de lo puramente anecdótico y ha focalizado sus puntos de inflexión. Los autobuses, por ejemplo, o esa luz tan especial que parece salida de la escenografía de una pieza teatral.

Ingredientes de una receta que hoy puede probarse en Cádiz y con los que ha cautivado a la galería Ansorema de Madrid, con la que el pintor asistirá a ArtMadrid, este muestrario artístico en alza, que se celebrará el próximo febrero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios