Cultura

Estampas del Cádiz de 1812

  • El espectáculo 'La Pepa' de Sara Baras es el que más entradas ha puesto a la venta en la Bienal de Flamenco de Sevilla, en cuya Maestranza se estrena el próximo viernes

Entre las grandes compañías de baile que participan en esta XVII Bienal, la de Sara Baras tiene muchos motivos para brillar con luz propia. Su espectáculo La Pepa, una coproducción entre la artista, el Ayuntamiento y la Diputación de Cádiz para conmemorar el Bicentenario constitucional, la ha devuelto a los escenarios por la puerta grande tras un receso de casi dos años dictado por su "maravillosa" maternidad. Baras es la guionista de este espectáculo que propone un viaje diacrónico desde la Guerra de la Independencia y ese 19 de marzo en que se promulgó la Pepa, la Constitución de 1812, hasta el Cádiz actual. Se presenta el próximo viernes en el Maestranza de Sevilla, donde podrá verse también el sábado y el domingo. Es el montaje que más entradas ha puesto a la venta en esta Bienal y la taquilla está respondiendo con energía: ya está agotada la platea para las tres funciones aunque hay billetes disponibles en otras áreas del teatro.

Risueña al otro lado del teléfono, donde se oyen los balbuceos de su pequeño, Sara aclara que "no voy a bailar unos artículos de la Constitución" porque su Pepa, aunque no deja de ser esa criatura alegórica en la que se inspiró el mismísimo Goya, es también "un espíritu de libertad, la voz del pueblo de Cádiz y hasta una presencia carnal capaz de enamorar al presidente de las Cortes", al que da vida el bailaor José Serrano, su pareja.

Tras ambiciosas producciones históricas en las que encarnó a Juana la Loca, Mariana Pineda y Carmen la cigarrera, a la gaditana no le ha agobiado enfrascarse en libros y periódicos decimonónicos para escribir esta historia por donde transitan comerciantes, marineros, piconeras, estibadores, titiriteros... "Cuando la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, me propuso una gran coreografía para la celebración del 12 me aseguró que tendría libertad para hacer lo que sintiera. He podido estudiar y leer mucho. Y las investigaciones nos han llevado a una obra llena de cosas de Cádiz: su brisa, su magia, pero sobre todo el carácter tan positivo del pueblo".

El espectáculo arranca "con algo tan doloroso y sangriento como la guerra contra Napoleón", dice, "pero poco a poco el espíritu de la Pepa lo va envolviendo todo y nos conduce al puerto marítimo, uno de los rincones más importantes de Occidente en ese momento, y a una ciudad donde se leía muchísimo y las señoras importantes montaban tertulias en sus casas para que se hablara libremente".

Entre los palos de la propuesta no faltan la farruca, que ejecuta José Serrano y con la que se ilustra la promulgación de las Cortes -"a la que el pueblo asiste como si fuera un coro de Carnaval", señala-, tanguillos y por supuesto, alegrías, uno de los bailes donde Baras no tiene rival. La música, compuesta por el guitarrista gaditano Keko Baldomero, le da una textura entre antigua y contemporánea a un montaje que incorpora guajiras, martinetes, fandangos, seguiriyas y malagueñas para pintar estampas de esa urbe del XIX volcada al mar y rabiosa de libertad.

"En la obra está mezclada la historia política con el sentimiento. Esta Pepa es la suma de todas las mujeres fuertes que he tenido la suerte de interpretar", apunta su artífice, que destaca también la soleá por bulerías. "La bailo mientras los diputados van defendiendo esos derechos que luego han sido tan importantes para todos. La Pepa provoca en quienes se acercan a ella un deseo de libertad y de vivir la vida en positivo, algo muy necesario en este tiempo tan raro".

Las indagaciones en el Cádiz del XIX inspiran igualmente el vestuario que el estudio de Teresa Torres y Javier Cosano ha diseñado para Sara Baras, un esmerado trabajo de diseño, costura y documentación que les llevó seis meses y que llamará la atención en esta Bienal tan generosa en patronaje: basta recordar las impactantes creaciones de Aurora Gaviño para Manuela Carrasco, las de Pilar Vera y tantos artistas que participan en la muestra de diseño flamenco del Teatro Quintero o la singularísima apuesta por el reciclaje y la moda ética que firma Ana Morales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios