Exposición

El Ayuntamiento cede una pintura para que se exponga en el Thyssen de Málaga

  • La obra 'El encantador de serpientes', de Salvador Viniegra y Lasso de la Vega, podrá verse en la pinacoteca malagueña del 12 de octubre al 1 de marzo al hilo de la exposición 'Fantasía árabe. Pintura Orientalista en España' 

Obra de Viniegra cedida al Museo Thyssen de Málaga. Obra de Viniegra cedida al Museo Thyssen de Málaga.

Obra de Viniegra cedida al Museo Thyssen de Málaga.

La obra El encantador de serpientes, del pintor Salvador Viniegra y Lasso de la Vega, podrá verse próximamente en el Museo Thyssen de Málaga, hacia donde viajará el 1 de octubre con objeto de integrar la exposición temporal Fantasía árabe. Pintura Orientalista en España (1860-1900). La cesión fue aprobada en marzo por la Junta de Gobierno Local.

Esta muestra, que será inaugurada el 12 de octubre y se prolongará hasta el 1 de marzo de 2020, reúne más de 80 obras de más de 20 artistas nacionales e internacionales, entre los que destacan Fortuny, Tapiró, Fabrés, Lameyer, Delacroix, Benjamin-Constant y Dehodencq, entre otros.

Con esta exposición, el Museo Carmen Thyssen Málaga inaugura su temporada expositiva con un recorrido por la pintura orientalista española de finales del XIX, siendo los comisarios de la exposición Lourdes Moreno (Museo Carmen Thyssen Málaga) y Francesc Quílez (Museo Nacional d’Art de Catalunya).

Sobre la obra de Salvador Viniegra (Cádiz, 23 de noviembre de 1862 - Madrid, 29 de abril de 1915), reseñar que pertenece a la tercera etapa del pintor, la más rica y madura, desarrollo de las últimas experiencias del periodo anterior, según apunta el historiador de arte Pérez Mulet, en el que toca un tema oriental de ambientación exótica propia de la órbita de Mariano Fortuny, aprovechando las enseñanzas adquiridas en Roma.

La cesión de esta obra se produce en el marco de esta nueva exposición del Museo Thyssen de Málaga sobre la fascinación de los pintores españoles del siglo XIX por el Oriente. La expansión colonial europea en el norte de África en ese siglo alentó los viajes de numerosos artistas, sobre todo franceses y españoles, por Marruecos, Argelia o Túnez. De la representación de sus paisajes, costumbres y paisanaje surgió la llamada pintura orientalista, un género con personalidad propia dentro del arte decimonónico, que se recrea en la luz, el color y el preciosismo de los detalles, y que cultivaron apasionadamente grandes maestros como Eugène Delacroix o Mariano Fortuny.

El éxito contemporáneo de la literatura de viajes, el deseo de encontrar temas pictóricos novedosos y un espíritu aventurero e inquieto llevaron a muchos artistas a una suerte de huida de la civilización moderna, nacida con la revolución industrial, en busca de un paraíso soñado e ideal que asimilaron en sus obras con la invención de un oriente exótico y cautivador. Entre la observación realista y la fantasía, este universo tuvo como escenarios, sin embargo, lugares tan poco orientales, pero más fácilmente accesibles, como Granada o el Zagreb.

A través de tres secciones, la exposición del Thyssen recorre los territorios, la vida cotidiana y los rostros de los habitantes de este espacio de evasión del occidente burgués, reflejados en el arte español de la segunda mitad del siglo XIX por Fortuny, Lameyer, Fabrés, Tapiró y otros muchos artistas. Su visión de esta temática se acompaña de varios ejemplos de la pintura francesa contemporánea, de Delacroix, Benjamín-Constant o Dehodencq que permiten relacionar a los principales artífices de este género en ambos países.

En definitiva, esta exposición contará con unas cincuenta obras, buena parte de ellas inéditas, entre pinturas, dibujos, acuarelas y grabados de importantes autores. Además de los tres artistas nombrados anteriormente, destacan también obras de Jean-Léon Gérôme, Henri Regnault, Jenaro Pérez Villaamil, Francisco Lameyer, Mariano Fortuny, Antonio Múñoz Degrain, Francisco Masriera, Josep Tapiró o Antoni Fabrès.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios