Arqueología

Aparece un singular 'candelabrum' romano del siglo II d.C. en Zahara de la Sierra

  • El objeto se ha encontrado en el que pudo ser un lugar sagrado dedicado a alguna divinidad en una zona de necrópolis hallada en las vías de acceso al municipio

Un candelabrum de hierro romano de 1.15 metros y en perfecto estado de conservación ha sido descubierto en las obras de adecuación de acceso a Zahara de la Sierra. Pero el singular hallazgo no queda aquí, pues la primera hipótesis que manejan los arqueólogos que han trabajado estas semanas en el hallazgo es que la pieza podría formar parte de un locum sacrum (lugar sagrado), a juzgar por las características de otros objetos encontrados junto a él. 

El candelabro romano mide 1.15 metros. El candelabro romano mide 1.15 metros.

El candelabro romano mide 1.15 metros.

Así, junto a este candelabrum  de hierro formado por una base trípode con plato, el fuste y el pomo, faltando el cuenco donde iría la lámpara o lucerna, han aparecido esparcidas en esta misma fosa 24 monedas de bronce datadas en el siglo II d. C, algunas de las cuáles son acuñaciones de los emperadores hispanos Trajano y Adriano. Entre otras piezas encontradas figuran una aguja de hueso para el pelo, un pendiente de bronce y un mortero de cerámica que ha conservado en su interior la maja.

Según Luis Cobos y Esperanza Mata, directores de la excavación, "la hipótesis sobre la que trabajamos es que nos encontramos ante una zona de necrópolis ubicada en una de las vías de acceso a la población, ya habitada en época romana, y la zona descubierta es una parte de un locum sacrum , ubicado en las afueras del asentamiento principal, dedicada posiblemente a alguna divinidad y donde los caminantes y habitantes realizaban ofrendas".

La pieza más destacada es dicho candelabrum, de los que existen varios ejemplares en Italia  (Roma y la Villa de Boscoreale en Nápoles); en los yacimientos de Lixus y Volubilis (Marruecos) también han sido descubiertos varias piezas de este tipo; y en España se conocen algunos de ellos en Uxama (Soria) y partes sueltas como los platos en Mérida, VillaVerde (Madrid), Albacete y Varea (La Rioja), o parte del trípode como el del yacimiento de Lacipo (Casares). Todas estas piezas fueron realizadas en bronce.

Concretamente, el candelabrum romano  de Zahara  del siglo II d. C "es una pieza excepcional al estar realizada en hierro fundido y conservarse en buen estado", aseveran. 

Este hallazgo ha tenido lugar durante la segunda mitad del mes de julio, fecha en la que se ha realizado un control arqueológico de las obras, promovidas por el Ayuntamiento de Zahara de la Sierra y la Diputación de Cádiz, de  adecuación de acceso a Zahara de la Sierra, en el denominado Camino Nazarí a los pies de la fortaleza de la Villa Medieval, ocupada al menos desde la prehistoria reciente.

La zona de control arqueológico de la obra está incluida limita por el este con el yacimiento arqueológico Villa Medieval, donde se localizan numerosos fragmentos cerámicos de época romana, islámica y moderna, así como indicios de estructuras murarias dispersas.

En el transcurso de los trabajos a pie de obra se detectaron varios indicios de posibles restos arqueológicos. Una de esos indicios causó la intervención, con resultados positivos en una zona reducida de unos 16 metros cuadrados de forma ovalada delimitada por las arcillas versicolores terciarias.

Esta fosa excavada en la arcilla y delimitada por piedras calizas estaba colmatada por depósitos de derrubios de gravillas procedentes de la ladera de la peña donde se ubica la Villa Medieval, sedimentos arcillosos con material constructivo romano (tégulas, ladrillos, tejas) y por último una capa arcillosa negruzca producida por algún tipo de combustión, nivel sobre el que se produjeron los hallazgos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios