Provincia de Cádiz

El transbordo del tranvía se alargará al menos tres meses

  • La Junta asume que el recorrido durará ahora más tiempo a la vez que destaca el avance de las últimas negociaciones con Renfe para el uso de la vía férrea

Punto del Río Arillo en el que concluye la vía del tranvía, a la salida de San Fernando, y donde está previsto construir un apeadero. Punto del Río Arillo en el que concluye la vía del tranvía, a la salida de San Fernando, y donde está previsto construir un apeadero.

Punto del Río Arillo en el que concluye la vía del tranvía, a la salida de San Fernando, y donde está previsto construir un apeadero. / román ríos

La necesidad de realizar el transbordo entre el futuro tranvía metropolitano y el tren de Cercanías para completar el trayecto entre Chiclana y Cádiz se alargará al menos durante un trimestre, una vez se haya puesto en servicio esta línea por parte de la Junta de Andalucía, según indicaron ayer fuentes de la Consejería de Fomento.

Las mismas fuentes indicaron que, tras varios años de negociaciones escasamente productivas, desde el pasado mes de enero se ha avanzado de forma notable en las conversaciones que se mantienen con Renfe y Adif para poder utilizar la vía férrea entre La Ardila y la capital y facilitar así la llegada hasta Cádiz del tranvía, a la vez que se ultima el acuerdo para que sea Renfe la que asuma el funcionamiento de este nuevo sistema de transporte con su propio personal y tras la firma de un contrato programa con la Junta.

Aunque las negociaciones, según la versión de la administración regional, sí avanzan hasta el punto que ya existe un borrador del documento, el ritmo de las mismas no será suficiente para tener terminado todo el proceso en el momento en el que el trazado del tranvía entre Chiclana y San Fernando esté totalmente operativo y hayan concluido las pruebas de las unidades férreas, que llevan realizándose desde hace meses y que hasta el momento ha supuesto un recorrido de 30.000 kilómetros.

Hasta ahora se había barajado la posibilidad de limitar, en una primera fase, el funcionamiento del tranvía entre Chiclana y San Fernando, dejando la llegada a Cádiz para más adelante, pero la Consejería de Fomento ya ha indicado en numerosas ocasiones que la viabilidad del tranvía en la Bahía pasa porque éste llegue hasta la capital. Hay que tener en cuenta que los estudios elaborados hace ya una década elevaban a 20.000 el número de pasajeros al día utilizando este medio, cifra que evidentemente resultaría imposible de alcanzar si se limita a las dos primeras poblaciones.

Ante esta circunstancia se ha optado por culminar el viaje hasta la terminal de la plaza de Sevilla de Cádiz realizando un transbordo a la altura del Río Arillo con los trenes de Cercanías.

Esta primera fase de explotación comercial, meses antes de la prestación del servicio completo, "nos permitirá ya dar un servicio competitivo a los usuarios de Chiclana y San Fernando en sus desplazamientos entre ambos municipios, así como ofrecer una alternativa a otros usuarios de la red de cercanías de Bahía de Cádiz-Jerez que quieran acceder a las algunas de las 16 paradas del tren tranvía en el trazado tranviario entre estos dos municipios", afirmó el delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, Fernando López Gil.

No obstante, este obligado cambio de tren-tranvía a mitad de camino supondrá una merma en el tiempo previsto para todo el recorrido, que los estudios iniciales de la Junta fijaban en 28 minutos entre principio y final de trayecto. Desde Fomento se asume este incremento en el tiempo y lo que ello supone de "pérdida de efectividad", pero se asume el mismo al considerar más importante la puesta en servicio del sistema metropolitano que las molestias que pueden conllevar estos transbordos.

El calendario con el que se juega eleva a al menos tres meses los que estará en funcionamiento este servicio de transbordo, que obligará a construir un apeadero en Río Arillo, donde se ubica el Parque Natural de la Bahía de Cádiz, y cuya estructura será muy limitada en tamaño.

La intención de la Junta es que antes del próximo verano esté en servicio toda la ruta de forma continuada, de lo que se deduce que el viaje con transbordo, y con ello la entrada en funcionamiento del tranvía, podría producirse a lo largo del primer trimestre de 2017 o como máximo en primaverza, cerrando un proceso iniciado en 2003, año en el que se anunció la puesta en servicio del tranvía en 2007. Es decir, que esta obra, uno de los emblemas del Gobierno andaluz en la provincia de Cádiz, acumula ya una década de retraso.

"Estamos en el casi ya está", se afirma desde la Consejería de Fomento, donde a la vez se destaca que el proceso intermedio que va a provocar el transbordo con los trenes de Cercanías "nos va a permitir acumular experiencia en el funcionamiento de la nueva red, porque al principio siempre se producen desajustes, como pasó en Sevilla".

Más allá de la situación real en la que se encuentra esta operación, López Gil resaltó ayer la importancia de la adjudicación del proyecto para la modificación de los sistemas de seguridad y comunicaciones de la línea ferroviaria entre Cádiz y Sevilla, que permitirá la utilización de un tramo de la misma, la que llega a la capital, por parte del tren metropolitano. Este paso, que supone una inversión de 2,9 millones de euros, "viene a constatar el avance firme en los últimos meses en la coordinación entre la Consejería de Fomento y el Ministerio de Fomento de cara a la puesta en servicio del tranvía metropolitano de la Bahía de Cádiz".

Valoró el delegado de la Junta que este acuerdo ha sido posible tras el consenso técnico alcanzado con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), "pues el alcance de este contrato implica intervenir en la modificación de la señalización de una parte de la red ferroviaria de interés general del Estado, mediante el cambio de los enclavamientos en el centro de control de Santa Justa, en Sevilla, así como en los enclavamientos locales de Bahía Sur (San Fernando) y Cortadura (Cádiz)".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios