Investigación

El rompecabezas de la plantación de cáñamo industrial de Setenil

  • La Guardia Civil investiga el cultivo mientras los dueños defienden la legalidad de la planta agrícola

La recolección del cáñamo se ha paralizado en la finca serrana La recolección del cáñamo se ha paralizado en la finca serrana

La recolección del cáñamo se ha paralizado en la finca serrana

Lo que parecía una actividad llamativa y productiva que podía generar empleo a la población de la Sierra con el cultivo del cáñamo industrial para su uso medicinal, textil y cosmético se ha convertido en todo un rompecabezas. Una plantación de cáñamo en la finca Dehesa del Pilar, en Setenil, con 24 hectáreas de terrenos dedicadas a este producto y considerada, hoy en día, una de las más importante de España, ha sido precintada temporalmente ya que se investiga si estos cultivos superan o no los límites permitidos de cannabinoides, también conocidos como THC.

Por su parte, los gestores de la plantación sostienen que los análisis de la Benemérita “no se corresponden” supuestamente con los que operan en su poder que están avalados por los laboratorios Fundación Canna y la Universidad de Milán, que fijan parámetros “normales” en estas mismas plantas para uso industrial, según afirman. “Creemos que la confusión está en que ellos suman todos los ácidos del componente y claro, da positivo. Pero, según los químicos de la empresa, sólo hay que mirar el THC y está bien. Sostenemos que puede haber un error de interpretación”, defienden fuentes cercanas a los propietarios de la finca, que la tienen alquilada a una firma, de capital canadiense, responsable de esta producción de cáñamo y de su comercialización. Por el momento, la plantación, que había empezado a recoger la primera producción de cáñamo, se vio este jueves obligada a paralizar las tareas, para la que habían contratado a un centenar y medio de personas, la mayoría mujeres , a la espera de que haya una resolución. Y claro, en los pueblos de la zona, este tema está en la calle pues hubo bastante revuelo tras personarse varias decenas de agentes en los terrenos para recoger más muestras. De momento, la Guardia Civil tiene abierta una investigación que encabeza la Policía Judicial de Arcos.

El hilo de todo este macro lío en el que no se sabe si habrá consecuencias judiciales puede estar vinculado con un hecho insólito que ocurrió la madrugada del día 11 de octubre cuando unos cacos robaron plantas de esta finca de Setenil creyendo que podría ser marihuana. En la fuga tuvieron un accidente a la altura de la gasolinera Repsol, de Algodonales, cuando chocaron con un caballo, cayendo muerto el animal por el impacto y deparando escenas rocambolescas. Por ejemplo, los ladrones abandonaron el vehículo dejando el desconcierto entre propios y extraños por el fuerte olor que desprendía la carga. Era tanta lo robado, que hubo que utilizar un camión de los servicios municipales del Ayuntamiento de Algodonales para su traslado. Y claro, las plantas de la furgoneta también fueron analizadas por la Guardia Civil.“Hace dos meses ya tuvieron los dueños un primer robo y llamaron a la Guardia Civil. Desde entonces se ha puesto seguridad privada y siempre que se hace alguna tarea de transporte de cañas en la finca se comunica previamente a las autoridad policial”, confiesa un testigo cercano a la propiedad.

Fuentes próxima a los afectados piden que se realicen nuevos exámenes a las plantaciones porque están “seguros” de que el cáñamo cumple con la legislación y se trata de un “error de interpretación” en los análisis que se han realizado tanto a las muestras de la furgoneta robada como a las de la finca cuestionada. La propiedad que tiene cedidos los terrenos señala que esta actividad agrícola cuenta “con todos los permisos y las certificaciones oficiales y necesarias para adquirir las semillas”. Varios miembros de las tierras han tenido que prestar ya declaración en Arcos ante esta situación.

Este proyecto abanderado por una firma extranjera tenía en el horizonte ampliar este negocio, también, con la construcción de una nueva factoría aquí para la manipulación de este cultivo, con el fin de aprovechar su transformación en productos derivados del mismo, apoyándose si lo hubiera en fondos europeos para la generación de empleo. Además, había cierta previsión de ampliar la superficie de cultivo si la cosecha de este año es productiva. De momento, la Guardia Civil sigue con la investigación para esclarecer estos hechos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios