Provincia de Cádiz

18 procesados afirman que no tienen nada que ver con un alijo de hachís

  • Detenidos en dos apartamentos de Bahía Sur, residentes en Algeciras, Ceuta y Madrid, el fiscal sostiene que los acusados viajaron a San Fernando para participar en el desembarco de un cargamento

Son 18 procesados. Marroquíes y españoles. Cinco se acogieron a su derecho a no responder a las preguntas del fiscal y ratificaron lo que en su día declararon ante el juez instructor: que no tienen nada que ver con el alijo. Los otros 13 fueron uno tras otro negando lo que les imputa el fiscal: que viajaron a San Fernando para participar en el desembarco de un cargamento de hachís y se alojaron en dos apartamentos de Bahía Sur, donde fueron detenidos la madrugada del 16 de octubre de 2007.

El juicio comenzó hace unos días en la Audiencia Provincial de Cádiz y continuará a partir del próximo día 14 con varias sesiones más. Todos los procesados, salvo uno, están en prisión preventiva. La mayor parte de ellos residen en Algeciras y Ceuta; tres de ellos, en Madrid. El cargamento de hachís, de 1.112 kilos, llegó en una neumática a la zona de Torregorda la noche de las detenciones. El desembarco fue frustrado por la presencia agentes de la Guardia Civil. El fiscal dice que fueron alertados por el Servicio Integral de Vigilancia del Estrecho (Sive). Los acusados, afirma, acudieron a la playa dispuestos a portear los fardos de hachís y huyeron cuando observaron que llegaban los guardias.

Los procesados fueron localizados y detenidos después en dos apartamentos del complejo hotelero de Bahía Sur, señala el escrito de acusación. No todos: dos de ellos, jóvenes y marroquíes, fueron arrestados en las inmediaciones. Según el fiscal, llegaron allí tras atravesar la zona de marismas que hay entre Torregorda y Bahía Sur.

El fiscal solicita para tres procesados, T.A.A., J.K.C. y J.A.A.B., 6 años y 9 meses de prisión porque les aplica la agravante de reincidencia. Para los otros quince, pide penas de 5 años de prisión por tráfico de hachís.

Los acusados han explicado de diferentes maneras su presencia en San Fernando; unos acudieron a ver a unos familiares y se alojaron en Bahía Sur; otros también viajaron por cuestiones personales.

El fiscal sostiene que todos se trasladaron a La Isla desde sus lugares de residencia para intervenir en la operación de desembarco y transporte por tierra de la mercancía que iba a llegar desde Marruecos en una embarcación: 42 fardos que contenían poco más de una tonelada de hachís. Alquilaron dos apartamentos en Bahía Sur y esperaron allí hasta que llegase el momento de ir a la playa en busca de la droga.

La lancha, de siete metros de eslora y con un motor fueraborda de 60 caballos, arribó a primeras horas de la madrugada del 16 de octubre de 2007 a la zona de Torregorda. El fiscal indica que los procesados disponían para transportar el hachís por carretera de un vehículo habilitado para tal fin que había sido robado en la localidad malagueña de Marbella. También que cuando fueron detenidos, portaban numerosos teléfonos móviles, un GPS y 1.545 euros y 5.000 dirhams en metálico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios