Provincia de Cádiz

Una mujer de 52 años fallece al incendiarse su vivienda en Jerez

  • Los bomberos barajan como causa del fuego una colilla mal apagada o un fallo en el sistema eléctrico · Otro incendio en Cerrofruto sólo provocó daños materiales

Una vecina de la jerezana calle Zaragoza, de 52 años de edad, y cuya identidad se desconoce, falleció en la madrugada de ayer por una posible intoxicación por humo tras declararse un incendio en su vivienda por causas que se investigan. Éste no fue el único fuego que se declaró ayer en la ciudad. Por la mañana los bomberos tuvieron que acudir a sofocar otro incendio que se produjo en el piso de una familia de la barriada de Cerrofruto, que vio, pasadas las 8:30 horas de la mañana, como su salón quedaba calcinado.

El primero de los sucesos, y que se ha saldado con las consecuencias más dramáticas, se registró la madrugada del sábado. Eran las 2:00 horas cuando los bomberos fueron requeridos por la Policía Local y Nacional para que fueran al número 16 de la calle Zaragoza porque los vecinos informaban de un fuerte olor a quemado. Tras unos minutos de búsqueda (el exterior del inmueble no delata nada) y, gracias a las indicaciones de un hombre, los efectivos del 085 consiguen dar con la vivienda afectada, ubicada en un inmueble que roza la categoría de infravivienda, aunque para su inquilina ya era demasiado tarde.

En su misma cama fue donde fue hallada el cadáver de la finada, por la que los servicios sanitarios no pudieron hacer nada. La vivienda estaba inundada de humo denso y en el interior la temperatura era muy alta tras la combustión de enseres.

Según el Consorcio provincial de Bomberos, el incendio debió haber estado activo tiempo antes de que se detectara y sólo cuando se quemó la persiana, al entrar oxígeno, parece que se avivó.

Ocho bomberos participaron en el servicio, que finalizó a las 5:30 horas. "La pobre mujer estaba carbonizada", indicó un miembro del equipo de emergencias que acudió a esa casa vecinal. La fallecida convivía y mantenía una relación sentimental con un hombre, del cual sólo se sabe su nombre, Pedro, que salió horas antes de que se produjera el suceso, provocado ora por una colilla de cigarro mal apagada ora por un posible fallo en el sistema eléctrico de la casa, y, cuando llegó, sólo pudo ver una tragedia.

El segundo de los incendios que se produjo en la ciudad dejó sin salón y con el piso seriamente dañado a una familia de Cerrofruto. Por suerte, sus moradores, un matrimonio mayor y un nieto, ya habían salido al exterior y no han sufrido daño alguno. Los bomberos eran requeridos a eso de las 8:30 horas al declararse un incendio en un primer piso del número 15 de Cerrofruto, un bloque de tres plantas. Para ese entonces todos los vecinos, cinco familias, habían salido de sus viviendas y estaban en la calle. El fuego estaba muy activo y empezaba a alcanzar la escalera común, pero pocos minutos después los bomberos consiguen controlarlo. Para extinguirlo tuvieron que emplear hasta 3.000 litros de agua. Luego se procedió a ventilar la vivienda.

Un retén de ocho efectivos del 085 fueron los que realizaron esta intervención, que concluyó a las 9:05 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios