Provincia de Cádiz

Un juzgado investiga a AMEP y a sus dos ex presidentas

  • La defensa de Ana Alonso, presidenta de las empresarias andaluzas, niega cualquier delito penal en el caso

Una investigación de la Policía Nacional por posible fraude en subvenciones públicas iniciada en Zaragoza ha acabado salpicando a la Asociación de Mujeres Empresarias de Cádiz y a las que fueron sus presidentas entre los años 2008 y 2012: Nuria Sánchez Perdigones y Ana Alonso. Esta última, además, es actual presidenta andaluza de las mujeres empresarias. Según ha podido saber este periódico, el Juzgado de Instrucción nº1 de Cádiz también ha dirigido sus diligencias contra decenas de personas y empresas tanto gaditanos como aragonesas (que ya han declarado para la Policía) a las que citará en calidad de investigados en los próximos días para que expliquen todo lo que sepan sobre una presunta trama dedicada al cobro fraudulento de subvenciones en la que se han visto involucradas, entre ellas, ocho personas relacionadas con la Asociación de Mujeres Empresarias de Cádiz (AMEP).

Al parecer, la titular del Juzgado pretende esclarecer qué destino tuvieron los más de 900.000 euros que la Asociación empresarial gaditana recibió entre los años 2008 y 2012 en concepto de subvenciones procedentes del Ministerio de Industria. Esas ayudas Reindus, que de nuevo salpican a Cádiz, estaban destinadas a un proyecto determinado, llamado 'Innova por Cádiz'. En la convocatoria de 2008, AMEP ingresó 240.982 euros (en marzo de 2009); en la convocatoria de 2009 (aprobada para la entidad en noviembre de ese mismo año), la cantidad fue de 204.059 euros. Al año siguiente, ese proyecto recibió otra subvención similar, en este caso de 210.586 euros; la anualidad de 2011 (aprobada para AMEP en febrero de 2012), fue de 229.839 euros; y la última, de 2012 (aprobada en enero de 2013), fue de tan sólo 24.000 euros. En total, 909.466 euros.

Entre los investigados por la juez se encuentra la actual presidenta de la Federación Andaluza de Mujeres Empresarias (FAME), Ana María Alonso Lorente, que también fue la presidenta de la AMEP entre los años 2000 y 2009. A partir de entonces, asumía la presidencia de las mujeres empresarias de la provincia de Cádiz Nuria Sánchez Perdigones, también investigada en toda esta trama. Por tanto, la gestión de las ayudas se produjo bajo el mandato de Sánchez Perdigones. Y en el listado al que ha tenido acceso este periódico también se encuentra Laura Pinteño, ex presidenta de la Federación de Empresarias del Campo de Gibraltar.

Fuentes consultadas por este periódico aseguran que las empresas gaditanas y sus administradores únicos que aparecen en las diligencias previas abiertas por el Juzgado lo están por haber sido simples proveedoras de AMEP para algún tipo de trabajo o servicio, sin que ello suponga que hayan incurrido, al menos voluntariamente, en alguna irregularidad. Eso lo tendrá que decidir la juez. Pero la realidad es que todos esos empresarios fueron hace meses interrogados por la Policía. En todas esas entrevistas, las preguntas se digirieron a un mismo objetivo: conocer qué tipo de relación les unía con la Asociación de Mujeres Empresarias.

Claro que, entre esas empresas, se encuentran dos cuyas responsables son las propias expresidentas: Imagen y Comunicación Menesteo, de Nuria Sánchez; y Psicas A y F, de Ana Alonso. Precisamente, este periódico contactó ayer con la defensa de la actual presidenta de las empresarias andaluzas. Dichas fuentes confirmaron que "hasta donde conocemos, pues aún nuestra defendida no ha sido llamada a declarar como investigada, la razón de encontrarse envuelta en éste proceso es por su simple condición de proveedora de la Asociación a través de la empresa Psicas, de la cual es administradora".

Eso sí, la defensa de Ana Alonso dio por sentado que "todos y cada uno de los servicios que dicha empresa prestó fueron absolutamente reales, acreditables y las actividades contratadas se desarrollaron a plena satisfacción de la Asociación". "Por ello -continuó- la señora Alonso está ante el pleno convencimiento de que una vez aclarados todos los extremos ante la autoridad judicial, el asunto no tendría porqué estar en sede penal, siendo a lo sumo cuestiones de derecho administrativo". Por último, la defensa de Alonso aseguró que "cooperará plenamente con la justicia en el esclarecimiento de los hechos toda vez que entiende que no ha cometido ilícito penal de clase alguno".

Al parecer, la investigación podría centrarse en la liquidez de la que disponía la Asociación de Mujeres Empresarias en el momento de recibir la subvención ministerial, ya que las ayudas Reindus obligaban a tener 'en caja' al menos del 50% de la cantidad solicitada. Esto, en principio, no habría sido explicado convenientemente al Ministerio.

Lo cierto es que, como ha confirmado este periódico en conversación con algunas de las empresas investigadas por el juzgado, su sorpresa al verse involucradas en este asunto ha sido total y todas aseguran que simplemente realizaron algún tipo de servicio para AMEP o bien la entidad empresarial era su cliente. Nada más allá.

También es cierto que, según fuentes policiales, la investigaciones se iniciaron hace dos años en Zaragoza, a cargo del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Brigada Regional de la Policía Judicial de la capital aragonesa. En la primera fase de esta investigación, con epicentro en Zaragoza, también se vio salpicada Sánchez Perdigones, que llegó incluso a estar detenida durante varias horas en Comisaría tras ser llamada a declarar. En aquel entonces, la que fuera presidenta de la AMEP hasta 2016 negó con total contundencia que "ni pertenezco a ninguna trama ni me he llevado ningún dinero". Este extremo podría quedar demostrado si el letrado Martín José García Marichal, que lleva su defensa, consigue el archivo de esa causa que salió a la luz hace ahora un año.

En la investigación sobre la trama de Zaragoza, los investigadores verificaron la existencia de una relación directa de la trama con la AMEP de Cádiz, "con la que cruzaban diversos pagos de elevadas cuantías", según la Policía. La investigación detectó tras las pesquisas que parte de esos 900.000 euros de las subvenciones Reindus acabaron desviándose en parte a empresas directamente relacionadas con destacados miembros de AMEP.

Este periódico, de hecho, publicaba en julio de 2008 que la asociación empresarial gaditana, con Ana Alonso como presidenta, viajaba a Zaragoza para presentar su proyecto Innova por Cádiz con el objetivo de captar empresas aragonesas que invirtieran en la provincia. Posteriormente, en enero de 2009, empresarios zaragozanos devolvían la visita a Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios