Provincia de Cádiz

El juzgado ejecuta dos órdenes de desahucio en un bloque de Chiclana

  • Las familias abandonan sus casas tras resistirse con la ayuda de vecinos y miembros de Podemos La empresa municipal dará los pisos en alquiler a otros demandantes de viviendas

Dos familias fueron desalojadas ayer de sus viviendas, situadas en la calle Nuestra Señora de los Dolores número 8 de Chiclana, en cumplimiento de una resolución judicial que ordenaba el abandono de los inmuebles que se sitúan en un mismo bloque.

Los desahucios afectan a dos matrimonios sin empleo, uno de mediana edad y el otro con dos hijos de 10 y 8 años, que tuvieron que dejar las viviendas en un ambiente de tensión y crispación. El primero de ellos residía en un primer piso desde hacía cinco años, mientras que el segundo ocupaba el domicilio con los niños pequeños hacía unos nueve meses.

Los desalojos se llevaron a cabo con la presencia de 15 guardias civiles en medio de las protestas vecinales respaldadas por miembros de la agrupación Por Chiclana Sí Se Puede, vinculada a Podemos.

El secretario del juzgado se personó en el bloque de viviendas sobre las once y media de la mañana con la orden de desalojo, si bien en esos momentos la puerta de entrada estaba ocupada por vecinos y varios miembros de la citada formación morada que hicieron un cerco para no dejar paso al funcionario de los juzgados. Las discusiones y las explicaciones para ejecutar esta medida se alargaban hasta que llegó al lugar varios guardias civiles, que tuvieron que pedir refuerzo ante el cariz que estaba tomando el asunto. Incluso una de las afectadas sufrió un ataque de ansiedad y tuvo que ser trasladada en ambulancia hasta un centro hospitalario.

El funcionario judicial explicaba a duras penas que cumplía órdenes del juzgado y que las familias afectadas ya habían sido avisadas en reiteradas ocasiones de que se iba a producir el desalojo.

Al final, las familias accedieron a recoger sus enseres de las casas en tiempo récord para dejar vacíos ambos pisos. Muebles de cocina y dormitorios, cuadros, ropa, vajilla y un sinfín de objetos se acumularon en un patio interior para su posterior retirada.

Según Daniel Martín, portavoz municipal de dicha formación en el Ayuntamiento de Chiclana, los desahucios se produjeron tras quedarse la entidad bancaria con el bloque de pisos debido a los impagos de la propiedad, quien a su vez tenía alquilada algunas de las viviendas.

Así, el banco reclamó los pagos de los arrendamientos y denunció esta situación ante la Justicia por la negativa de los afectados a dejar sus casas. No obstante, las familias desalojadas insistieron en que no se negaban a pagar y Martín inculpó al Ayuntamiento chiclanero al señalar que los pisos vacíos serán gestionados por la empresa municipal de Viviendas Emsisa para ofrecerlos a otros inquilinos que se encuentran en lista de espera.

Por su lado, el Ayuntamiento hizo un comunicado en el que aclaraba que la gestión de las viviendas afectadas está actualmente en manos de Emsisa tras el acuerdo adoptado meses atrás con una entidad bancaria.

Al respecto, asegura que dichos procedimientos judiciales son previos a dicho acuerdo "por tanto, la empresa municipal Emsisa no ha podido hacer nada para detener los dos desahucios".

Además, afirma que la empresa municipal de Vivienda se ha puesto a disposición de ambas familias "ante la posibilidad de hacer las gestiones pertinentes para la concesión de ayudas al alquiler, una vez encuentren una nueva vivienda".

Además, señala que Emsisa se regirá por el Registro de Demandantes de Viviendas Protegidas con el que cuenta y "que regula cuáles son las familias chiclaneras que más necesidad tienen de vivienda, aclarando que las dos familias desalojadas no forman parte de dicho registro, al no ser de Chiclana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios