Juan Franco | Alcalde de La Línea "El narcotráfico está pudriendo la sociedad en determinadas capas"

  • "Para ser integral, el plan tenía que afrontar las dos patas del banco, no solo una", destaca el regidor

Juan Franco, en su despacho, durante la entrevista.

Juan Franco, en su despacho, durante la entrevista. / Erasmo Fenoy (La Línea)

Camina por la calle a paso ligero, no se sabe si por costumbre, por no llegar tarde a la siguiente cita o para evitar en lo posible detenerse cada cinco metros con todo aquel que le saluda. Aun así, un grupo de jubilados le da caza al comienzo de la calle Real, aprovechando el momento de la pose para la foto. “Trataremos de reeditar el gobierno municipal, ya veremos con quién, porque tenemos un proyecto muy ilusionante para dar un vuelco a la ciudad”, resume en modo precampaña.

-El plan integral del Gobierno para la comarca y para La Línea, en particular, se ha centrado de forma especial en la mejora de la seguridad. ¿Satisfecho?

-Yo ya manifesté en su día que me parecía una tomadura de pelo. Para ser integral, el plan tenía que afrontar las dos patas del banco, no solo una. Es cierto que en materia de seguridad se ha mejorado bastante, con más presencia de agentes y que el principio de autoridad se ha restablecido. En ese sentido estamos bastante contentos, aunque hay carencias en los puestos estructurales. Deben modificarse los catálogos de personal y mejorarse las condiciones salariales para hacer más atractivo este destino. También hacen falta más medios materiales, con más chalecos antibalas, sin olvidar la construcción de una nueva comisaría.

-No le veo muy convencido.

-Es que detecto que pueda esta pasando lo que que sucedió en 1995, cuando tuvimos un pico muy alto de contrabando de tabaco, con alijos a plena luz del día, inseguridad, etc, etc. Se efectuó un despliegue brutal de la Guardia Civil con los GRS y otras fuerzas similares, pero luego se fueron. Por cierto, que tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil las hemos distinguido con la Medalla de la ciudad. Están rindiendo por encima de lo exigible.

Hemos distinguido a la Policía Nacional y a la Guardia Civil con la Medalla de la ciudad, están rindiendo por encima de lo exigible

-La llegada del ministro Grande-Marlaska a Interior supuso una mejora en la medidas de seguridad.

-Pese a algunas declaraciones más políticas que ha hecho, hay que felicitarle públicamente y reconocer que se ha hecho un gran trabajo, que arrancó con el anterior ministro, el señor Zoido. Se está actuando contra el blanqueo de capitales y es importante. No hay nada que objetar.

-¿Y la otra pata de las actuaciones?

-Son los temas sociales. Hoy mismo he atendido a un señor de 32 años, desesperado, que quiere trabajar, que tiene alguna experiencia profesional, pero ningún tipo de titulación. ¿Dónde va a trabajar? Hay que hacer un plan para adultos, para que personas como él puedan sacarse la ESO y luego algún tipo de formación específica. Y luego están las inversiones.

"Hay que hacer un plan para que los adultos puedan sacarse la ESO y algún tipo de formación específica"

-La parte más social, por el reparto de competencias, depende más de la Junta de Andalucía.

-Me hace gracia que cuando un partido está gobernando le echa el muerto a otra administración y, cuando cambia se olvida de lo dicho. El PSOE ha gobernado durante muchos años en Andalucía y su actuación en La Línea ha sido muy decepcionante. No recuerdo que pusieran en marcha ninguna medida en concreto. Necesitamos un plan específico, muy de bisturí.

-El PP, cuando estaba en la oposición en Andalucía, pidió un comisionado especial para el Campo de Gibraltar para coordinar las actuaciones de la Junta en la comarca.

-Ya ha tenido ocasión de hacerlo. Mantuvimos una reunión con la delegada de la Junta en Cádiz, Ana Mestre, y se pudieron desbloquear algunas cuestiones. Confío en que podamos seguir en esa línea de trabajo.

-Usted ha planteado como solución alternativa para resolver los problemas de su municipio que La Línea se constituya como ciudad autónoma.

-Le pongo en antecedentes. El 16 de noviembre del año pasado tuvimos noticia del plan integral y, tras analizarlo, nos sentimos tremendamente decepcionados. Como consecuencia, el día 20 mantuvimos una reunión con la mesa de trabajo por la ciudad y planteamos la propuesta de la ciudad autónoma basándonos en el artículo 144.1, apartado a, de la Constitución y en razones de interés nacional. ¿Cuáles son? La vecindad con Gibraltar y la servidumbre que ello ocasiona, el impacto del Brexit en la economía local, el mayor índice de desempleo, el nivel de renta más bajo de toda España, el narcotráfico, el contrabando, un término territorial exiguo, las pensiones ridículas que les va a quedar a los trabajadores españoles que están en Gibraltar, una población empobrecida, etc, etc. Pensábamos que todas estas cuestiones se iban a recoger en el plan integral, pero fue nuestro gozo en un pozo. El 144.1 estaba pensado para Ceuta y Melilla y, con más largo alcance, la Disposición Adicional Quinta para Gibraltar, si un día se integrase en España. Ya que el constituyente se acordó tanto de un territorio irredento como Gibraltar y le tenía tanto cariño y afecto como para ofrecerle ser ciudad autónoma, ¿por qué no se acuerda de una de sus hijas desvalidas, como es La Línea? No tenemos medios por nosotros mismos para salir del atolladero en el que estamos.

-Desde la Mancomunidad de municipios también se demandó ayuda para el Campo de Gibraltar a cuenta del Brexit, pero usted se desvinculó de esa petición.

-La Mancomunidad ha hecho una instrumentalización política del problema para diluir las circunstancias de La Línea en la comarca y ha hecho la pelota a los distintos ministros de Exteriores que han venido a la comarca para aparcar a La Línea. No quiero que con esto se me ofenda nadie, pero la sensación que tengo es que somos el cadáver de un animal y que los demás municipios se comen la carroña, aprovechándose de lo que pueda caer, como ya pasó en 1969 cuando se cerró la Verja y vinieron inversiones a todo el arco de la bahía menos a La Línea.

Tengo la sensación de que somos el cadáver de un animal y que los demás municipios se comen la carroña, como ya pasó en 1969 cuando se cerró la Verja

-¿Usted sería uno de esos amigos de La Línea con los que Picardo se cogería “una tajá” si el Brexit fracasase?

-Yo también lo celebraría. El Brexit no es que nos vaya a afectar, es que hay 11.000 trabajadores linenses, sobre un total de 70.000 habitantes, que de un día para otro comenzaron a cobrar entre un 16 y un 17% menos a causa de la devaluación de la libra. Es que esto es para nosotros una cuestión de vida o muerte. Si me lo cuentan en junio de 2015, no me lo creo. Teníamos soluciones para muchos otros problemas y las estamos llevando a la práctica, pero este no estaba en la agenda.

-Y dentro de sus competencias, ¿qué puede hacer un alcalde?

-No tenemos competencias y hay muchas cosas que me preocupan. Imagínese que hacen control de pasaportes para entrar en el Peñón a personas que en, su mayoría, llevan años entrando con el DNI.

-Pero los memorandos firmados por España y Reino Unido garantizan el libre paso por la Verja.

-¿Seguro? Se garantiza el libre paso, pero no dice cómo. En ningún lado dice si será con pasaporte, DNI o visado. Si tardasen 5 segundos en revisar cada pasaporte a 10.000 personas, cada día se formarían colas de 14 horas para entrar.

"Si tardasen 5 segundos en revisar cada pasaporte a 10.000 personas, se formarían colas de 14 horas"

-Esos memorandos abordan también cuestiones como los derechos laborales y sociales de los trabajadores, de control fiscal para evitar el contrabando y el blanqueo de capitales… ¿Le parecen adecuados?

-Son muy vagos, indefinidos. Me parece que tienen mucho de brindis al sol, aunque no quiero echarle la culpa al Gobierno español. Peor sería que no existieran.

-¿En qué medida depende la economía de La Línea de Gibraltar?

-Ahora mismo tenemos una economía muy dependiente del Peñón. El único estudio que hay está efectuado por Apymel [Asociación de pequeños y medianos empresarios de La Línea], que estima que las nóminas que se cobran en Gibraltar representan un gasto en la ciudad de 95 millones de euros anuales. Y mi sondeo particular entre los comercios, nada científico, es que un 40% de las compras son de gibraltareños. Si el paso por la Verja se cortase de raíz, una tienda con diez empleados debería prescindir de cuatro de ellos.

-Sé que es una pregunta comprometida y dura, pero en qué medida depende la economía…

-Del narco.

-Del narcotráfico y del contrabando.

-Hubo un descerebrado que dijo que el 80% de la economía de La Línea dependía de ambas cosas.

-¿Quién?

-Un representante de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). Si de 70.000 habitantes hay 11.000 que trabajan en Gibraltar, 600 en el Ayuntamiento, 400 en bancos, 300 en centros comerciales Carrefour, 800 en el hospital, 300 son policías nacionales, más los de los institutos y colegios, más todo el pequeño comercio y no sé cuántos más, obviamente eso que se dijo es una auténtica barbaridad. Ahora bien, no nos vamos a engañar. La economía de la ciudad tiene un porcentaje no desdeñable, que no sé si es un uno, un tres o cinco por ciento, que depende del narcotráfico y el contrabando, por desgracia. Me duele en el alma reconocerlo, pero no podemos negar la evidencia. Conozco a algún empresario que está notando las consecuencias de la presión policial.

La economía de la ciudad tiene un porcentaje no desdeñable que depende del narcotráfico y el contrabando; no podemos negar la evidencia

-Restaurantes, joyerías…

-Puede ser, no quiero entrar en detalles. Yo le compro a mis hijos unos tenis y me gasto 50, 60 o 70 euros. A un sujeto de estos le da igual gastarse 200. Ese tipo de economía existe, es mínima, pero no desdeñable. Siempre pongo el mismo ejemplo: si en La Línea somos 70.000 personas y solo 1% se dedica al narcotráfico, son 700 personas, es decir, para cerrar dos cárceles nada más que para nosotros. De ahí a decir que hay 3.000 sicarios, como se ha dicho con amarillismo…

-Se crea alarma.

-Mire, si sacamos una oferta para venirse de vacaciones diez días a La Línea o a cierto municipio de la Costa del Sol, que no voy a nombrar, la gente se irá a ese municipio porque se dice que este es el pueblo más peligroso del mundo. Pues en ese municipio que no quiero nombrar van ya quince muertos a tiro limpio en plena calle en un año. Y aquí ninguno. ¿Cómo dimensionamos el tema?

-No sé si quiere tirarle de las orejas a los medios de comunicación.

-Los medios de comunicación cumplen una misión básica, que es informar. Por regla general, los medios locales y comarcales, salvo alguna anécdota desagradable, informan con veracidad porque saben que aquí no hay que ir por la calle con chaleco antibalas. Pero hay otros medios que faltan a la verdad.

-¿Qué es lo más duro que ha escuchado?

-Mire, el titular de los 3.000 sicarios apareció en El País. Y uno va al diccionario de la RAE y dice: “Sicario: Persona que mata por encargo”. Parece que aquí ha habido 3.000 muertos y que la Policía no ha cogido a nadie. En el mismo artículo se hablaba de La Línea como “la pequeña Medellín”... Y luego algunos documentales, como uno de La Sexta. Me tuvieron una hora hablando y, como no les gustó lo que les dije, salí diez segundos. ¡Que no me hubieran hecho perder el tiempo! ¡Que yo no les llamé! Me llamaron de segunda y les dije que ya no les atendía.

-Pero eso no puede llevarnos a ocultar la realidad.

-Exacto. Hay una cosa de la que estoy especialmente orgulloso. Las sucesivas corporaciones de los ayuntamientos de la zona se habían negado a reconocer la evidencia y lo normal, si alguien sacaba un reportaje, es que al día siguiente se convocase un pleno extraordinario para condenar su publicación.

-¿Y usted qué ha hecho?

-Muy fácil: reconocer que existe un problema y pedir ayuda. Aquí hay un problema de narcotráfico enorme que está pudriendo la sociedad en ciertas capas. Necesitamos presencia policial y el plan especial del que hemos hablado. Quedé muy satisfecho cuando acudí con el alcalde de Algeciras [José Ignacio Landaluce] a una tertulia en Antena 3 y los dos, sin haber hablado de ello antes, coincidimos en el mismo discurso, en pedir que todas las administraciones trabajasen juntas para sacar a esta zona de la situación en la que estaba, teniendo además el potencial que tenemos.

-¿Le falta peso político a la comarca para hacer valer sus demandas?

-Totalmente, totalmente. No es que le falte, es que no tiene. Yo estuve demandando un régimen fiscal especial para La Línea en materia de juego para atraer a las empresas de este sector que están implantadas en Gibraltar y que con el Brexit van a tener dificultades para operar en la UE. Pues resulta que el PP elabora unos Presupuestos Generales del Estado en los que le da esa fiscalidad a Ceuta y Melilla.

-Fue una idea suya.

-Fue una idea mía que el PP compra para Ceuta y Melilla. Y el PSOE coge esos Presupuestos, los hace suyos y los vota. Es decir, estamos traicionados por los dos grandes partidos. Hemos tenido diputados y senadores de la comarca que conocen cuál es la situación y ninguno hizo el gesto simbólico de decir esto no lo voto. Y a algunos diputados andaluces lo he llevado en mi coche particular a La Atunara, Los Junquillos, San Bernardo, al Tonelero, explicándoles la situación in situ. Por cierto, ni nos han agredido, ni nos han tirado piedras, ni na de na, aunque alguno iba un poco acojonado (risas). Al final se rigen por los intereses de partido y si el partido les dice algo, dicen sí, guana, y a tragar.

El régimen fiscal para La Línea fue una idea mía que el PP compra para Ceuta y Melilla y el PSOE vota

-¿Alguno de esos partidos le ha tentado para sumarse a ellos?

-Alguna conversación ha habido. Yo también tengo mis simpatías, pero me debo a mi pueblo. Además, mi aventura política terminará con el partido en el que estoy. Yo soy funcionario especializado en el ámbito tributario: si algún día consigo otro puesto en algún lado será por mi condición de funcionario.

-Ni PP, ni PSOE, ni Cs...

-Nada.

-¿Le puedo preguntar por qué partido votó en las elecciones generales?

-Sí, pero no se lo voy a decir.

-Si es de derechas o de izquierdas sí me lo podrá decir.

-Naaaaa... Yo tengo mi corazoncito, como todo el mundo, pero me debo a los ciudadanos de La Línea. Y tengo ciudadanos que son de derecha, de izquierda, de ultraizquierda y de ultraderecha, de centro, progibraltareños y antigibraltareños... Y estoy seguro de que todos quieren tener la ciudad más limpia, el alcantarillado arreglado, la luz y las farolas en condiciones y los pasos de cebra pintados. Ese es mi trabajo y buscarle un trabajo a sus hijos.

-¿Pasó la oportunidad de crear un partido comarcalista?

-Surgió esa posibilidad, pero han ido pasando cosas que no me han gustado y hemos optado, en la asamblea de mi partido, por concurrir solos a las próximas elecciones.

-¿Hubiera merecido la pena ese proyecto?

-En otras circunstancias y con otras condiciones, quizá. Pero han pasado cosas que no quiero comentar que lo han hecho imposible. Aquí todo el mundo es muy de la comarca, pero todo el mundo mira por su bolsillo. No voy a hacer el tonto y entrar en guerras que ni me van ni me vienen.

-¿Se pone limitación de mandatos como alcalde?

-Estamos terminando el primero y tras las elecciones, si logramos el segundo porque quedan muchas cosas por hacer, como dice nuestro lema de campaña, ya veremos porque son muchos años ya. Yo espero que surja algún otro candidato en nuestras filas, alguien que pueda dar el paso adelante y se haga cargo del Ayuntamiento. Después de cuatro años más sé que voy a acabar cansado, aunque decir esto es muy aventurado por mi parte. Me veo con fuerzas, con ganas, pero también estoy sometiendo a mi familia a muchos sacrificios y muchas presiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios