Provincia de Cádiz

La larga crisis 'domestica' la conflictividad laboral en la provincia

  • Cádiz sigue liderando proporcionalmente el número de expedientes que llegan a los organismos de conciliación pero baja al séptimo puesto de horas perdidas por huelgas

"Si pedimos que nos definan Cádiz, nos hablarán de sol, playa, la gracia gaditana o el saber vivir y del desempleo o la conflictividad laboral. La imagen que proyectamos es esa, en parte porque no hemos sido capaces de crearnos una más cercana a la realidad (...) Los estereotipos interesadamente negativos son un lastre y una gran amenaza para esta provincia (...) Nos han tachado de paletos, vagos, juerguistas y subsidiados. Si algún inversor quiere invertir en España ¿acudirá a comunidades cuyas señas de identidad son el trabajo y el ahorro o a esa Andalucía que inconsciente o conscientemente han dibujado los creadores de opinión y de estereotipos negativos?". Estas palabras del presidente de los empresarios gaditanos, Javier Sánchez Rojas, expresados en este medio en el año más dramático de la crisis, 2012, aludía a uno de los estereotipos que más lastran la creación de empleo en la provincia: la conflictividad. Sin embargo, los últimos datos aportados por el organismo de concicliación laboral SERCLA, que aglutina a a la Administración, los sindicatos y los empresarios, parecen darle la vuelta al tópico, aunque los informes mensuales de conflictividad de la CEOE siguen situando a la provincia en los puestos más altos de horas perdidas por huelga. La diferencia es que Cádiz ya no lidera ese ranking de conflictividad.

En los primeros seis meses del año las mediaciones de los organismos de conciliación han evitado la pérdida de 163.504 horas de trabajo, ocho veces más de las que se lograron evitar en el mismo periodo de 2014. Han sido catorce huelgas convocadas y evitadas, un 60% de todos los conflictos planteados en la provincia, lo que nos puede llevar a pensar que sindicatos, con mucho menor peso social que al inicio de la crisis y que han tenido que realizar recortes de personal como el resto de empresas, y comités de empresa ya no ven con tanta claridad la huelga como el camino para la resolución de conflictos. Este porcentaje de éxito está casi diez puntos por encima de la media andaluza, si bien la provincia es la que hace llegar más expedientes a los órganos de conciliación.

Los casos que afectaban a más trabajadores fueron los de los conflictos de las ambulancias en toda la provincia, que perdieron un 5% de sus salarios con motivo de la crisis y que tendrían que recuperarlo en los próximos años, y el de los autobuses urbanos de Algeciras.

Este descenso de la conflictividad se produce en un escenario totalmente diferente al que existía en la provincia en 2008. Aunque se está produciendo una recuperación, el vendaval de la crisis se ha llevado por delante cerca de 8.000 empresas, casi todas ellas muy pequeñas. Pero también ha afectado a las más grandes, ya que han desaparecido un 60% de las empresas que contaban con más de veinte trabajadores en nómina. Estos datos son los que explican que la provincia no consiga remontar al mismo ritmo que otras zonas de España cuando se ofrecen los datos de recuperación de empleo. La última Encuesta de Población Activa seguía situando a Cádiz al frente del paro nacional, diez puntos por encima de la media nacional. Hay que reconstruir sobre mucho más tejido destruido. Los empresarios consideran que quitarse la etiqueta de la conflictividad ayudaría a ello.

Hace cinco años, en 2009, la CEOE empezó a realizar un estudio sobre confictividad laboral en toda España. Cádiz aparecía a la cabeza nacional. En ese mismo informe realizado en 2014 Cádiz sigue teniendo una posición destacada con 39 huelgas, más de 1.500 trabajadores afectados y 116.000 horas perdidas por conflictos. En el ranking nacional, sin embargo, se ha pasado al séptimo puesto, siendo, eso sí, la provincia con más conflictividad de Andalucía, aunque ya con Málaga pisándole los talones. En los ochos primeros meses del año, los contabilizados hasta ahora por la CEOE en su barómetro de conflictividad se han perdido 64.000 horas por huelgas, lo que sigue siendo un índice alto, pero ya parece difícil que se alcance la cifra del año pasado.

Donde sí se sigue estando a la cabeza es en el número de manifestaciones convocadas por trabajadores y comités de empresa. Según la Memoria del Ministerio del Interior, el año pasado se convocaron en la provincia un total de 731 protestas de naturaleza laboral. Sólo Madrid superó esta cifra. En cualquier caso son muchas menos que las más del millar que se convocaron en 2012.

La reforma laboral impulsada por el gobierno popular ha modificado la forma de relacionarse trabajadores y empleadores. La figura del convenio colectivo ha perdido buena parte de su peso, aunque los convenios sectoriales son los que tienen que marcar el clima de estabilidad. En la provincia se han negociado, o se están negociando durante este año, 24 convenios sectoriales que afectan a 90.220 trabajadores y 12.166 empresas. Algunos de ellos, como el Textil o el Metal, han tenido una trayectoria de tensión que no parece que se estáédando este año. También se trabaja sobre el Convenio de la Vid, que en los años 80 y 90 figuraba como uno de los más temidos e incendiarios, pero todo eso ha cambiado. Desde hace años los trabajadores bodegueros de Jerez, que no son ni un 20% de los que fueron en los años de esplendor, alcanzan acuerdos sin conflicto. Además, hay que negociar transportes regulares y transportes urbanos, clínicas y hospitales, hostelería, limpieza de edificios y locales, obradores de pastelería, panaderías, tapones y discos de corcho,pompas fúnebre, y oficinas y despachos.

Se negocia sobre bases de recuperación económica muy tímidas. El acuerdo estatal logrado para la Construcción, que sólo contemplaba un 0,6% de incremento muestra que seguimos en la tónica de moderaciones alariales, aceptadas por los sindicatos como "ejercicio de responsabilidad".

El delegado provincial de Economía y Empleo, José Manuel Miranda, aprovechó una reunión de la mesa dedicada al seguimiento de la negociación colectiva para afirmar el pasado abril que ""Cádiz carga con los injustos sambenitos del absentismo y la conflictividad social, cuando las cifras nos dicen que no es cierto".

Esta comisión, donde se encuentran sindicatos y empresarios, concluyó que "en términos generales, no se están dando en la actualidaddificultades en la negociación, ya que la totalidad de los convenios están en prórroga o ultraactividad; lo que amortigua la conflictividad por la seguridad de mantenerse reguladas las condiciones laborales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios