Tribunales Cádiz

Condenado a 15 años de prisión el parricida de Sanlúcar

  • Antonio Núñez admitió la semana pasada ante un jurado que asestó al menos ocho puñaladas a su padre con el propósito de acabar con su vida y poder cobrar la herencia

El parricida de Sanlúcar a su entrada a la Audiencia de Cádiz el pasado lunes. El parricida de Sanlúcar a su entrada a la Audiencia de Cádiz el pasado lunes.

El parricida de Sanlúcar a su entrada a la Audiencia de Cádiz el pasado lunes. / Lourdes de Vicente

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a 15 años de cárcel a Antonio Núñez, el joven de Sanlúcar  que mató a su padre en noviembre de 2017 tras apuñalarlo con un cuchillo en la vivienda donde ambos convivían, todo ello tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado la pasada semana, después de que el parricida reconociera los hechos.

En la sentencia, difundida por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en un comunicado, la Audiencia de Cádiz condena a Antonio Núñez como autor responsable de un delito de homicidio doloso y le impone 15 años de prisión, la prohibición de residir y acudir a Sanlúcar por un periodo de diez años (un destierro que deberá acatar una vez que cumpla la pena de cárcel) y, en concepto de responsabilidad civil, el pago de una indemnización total de 130.000 euros a sus dos hermanos y a su madre y esposa del fallecido. No obstante, la familia del parricida renunció a esta indemnización la pasada semana, durante la celebración del juicio con jurado.

Asimismo, la Audiencia Provincial ha acordado que el joven sanluqueño no pueda obtener beneficios penitenciarios hasta que cumpla la mitad de la pena impuesta y, en caso de obtener alguno pasado ese tiempo, se le prohíbe residir en Sanlúcar y visitar la localidad.

Después de que el parricida reconociera los hechos ante los miembros del tribunal popular, tanto la Fiscalía como la acusación particular ejercida por la familia de la víctima modificaron sus respectivos escritos de conclusiones provisionales y reclamaron para el joven la pena finalmente dictaminada por la Audiencia de Cádiz, con la que se aquietó la defensa en el juicio con jurado celebrado el pasado lunes.

Antonio Núñez se encuentra en prisión provisional desde el mismo día que sucedieron los hechos, el 13 de  noviembre de 2017. Este tiempo privado de libertad, prácticamente tres años, se le abonará al cómputo total del cumplimiento de la condena.

En su veredicto, el jurado consideró probado que Núñez, "pese a su edad y a que no realizaba actividad laboral alguna, mantenía un elevado nivel de gastos a los que no podía hacer frente, consecuencia de lo cual tenía múltiples deudas pendientes de abonar", de modo que, "ante la imperiosa necesidad de obtener dinero", el condenado "transmitió a una amiga y compañera de instituto su intención de acabar con la vida de su padre para poder cobrar la herencia".

Así, en base al veredicto del jurado, ha quedado acreditado que el crimen tuvo lugar sobre las 18:00 horas del 13 de noviembre de 2017 en la vivienda donde Antonio Núñez convivía con sus padres y sus dos hermanos. "Acuciado por las deudas, el joven inició una fuerte discusión" con su progenitor, quien se encontraba en ese instante solo en el interior del domicilio.

En un momento de dicha disputa, el ahora condenado se dirigió a la cocina de la vivienda y, "tras ponerse unos guantes de látex para no dejar huellas", cogió un cuchillo de 13,5 centímetros de hoja "con el que se dirigió" a su padre "con la intención de acabar con su vida" y le asestó al menos ocho puñaladas en distintas partes del cuerpo. La víctima falleció de un un shock hipovolémico como consecuencia de las heridas sufridas.

Seguidamente, y según consideró probado el jurado, el parricida se cambió de ropa e introdujo la que estaba manchada de sangre, las zapatillas, los guantes y el cuchillo en una bolsa que posteriormente arrojó a un contenedor cuando se dirigía de camino a la Comisaría para denunciar los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios