Provincia de Cádiz

La ciudad tiene declaradas BIC cuatro baterías costeras

  • Frente a estos antiguos elementos de defensa del litoral poco documentados, el casco histórico cuenta tan sólo con cinco monumentos Bien de Interés Cultural

El término de El Puerto de Santa María tiene declarados como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento cuatro baterías costeras de las que no se ha encontrado vestigio constructivo alguno. Se trata de varias defensas costeras que supuestamente existían en varios puntos del litoral y que según algunos estudiosos formaban parte de un cinturón litoral de fortificaciones construido en el siglo XVII para impedir cualquier ataque sobre la costa portuense. Estas baterías 'fantasma', no están documentadas sobre el terreno y pese a ello figuran inscritas en el Catálogo General de Patrimonio Histórico de Andalucía (CGPHA), con la categoría de Monumento, un privilegio que sin embargo sólo tienen en el casco histórico de la ciudad cinco edificios de la mayor importancia: el Castillo de San Marcos, el Palacio de Villarreal y Purullena, la Iglesia Mayor Prioral, la Casa de las Cadenas y el Monasterio de la Victoria a los cuales se les concedió la declaración patrimonial después de complejos trámites administrativos y tras un riguroso estudio desde el punto de vista histórico y científico.

La Administración de Cultura sin embargo no fue tan exigente en el año 1985, cuando incluyó la totalidad del cinturón defensivo del litoral portuense en el Catálogo General de Patrimonio, de tal forma que en las fichas del nuevo Plan Especial de Protección y Reforma del Conjunto Histórico y Entorno (PEPRICH) no figuran las coordenadas de varias de esas baterías costeras, ni fotografías que las identifiquen, piezas arqueológicas o algún plano o vestigio que pueda confirmar efectivamente su existencia.

Si bien es cierto que la ciudad contó con un cinturón defensivo en sus playas en el que se incluían fortificaciones como Santa Catalina, el castillo de la Polvora o la batería de Las Arenillas (cuyos restos asoman en una duna entre las playas del Cangrejo Rojo y Las Redes) hay baterías consideradas Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía que ni siquiera están localizadas geográficamente sobre el terreno.

De esta forma, se puede considerar poco rigurosa la protección como BIC, con Nivel 1 (la máxima catalogación para un bien cultural) de la batería conocida como La Gallina, cuyas coordenadas geográficas son completamente desconocidas, por lo que no se detallan en su ficha de Catálogo, donde sin embargo se le concede la valoración de Monumento y se recomienda su "restauración y puesta en valor", pese a no saber dónde se encuentra.

Otra batería costera catalogada y de la que se tienen noticias muy escasas, es la que se identifica en el PEPRICH como Batería del Puerto, de la que tampoco se ofrecen sus coordenadas geográficas o alguna imagen, y que tras catalogarla en la tipología de Inmueble, también con la categoría de Monumento, se describe de forma vaga asegurando que "se aprecian algunos trozos de los lienzos de muralla, compuesto de material ciclópeo", sin que esos supuestos restos sean visibles en ninguna parte del litoral.

Poco documentada parece también la inclusión como BIC de una tercera batería conocida como La Puntilla, de la que tampoco se conocen las coordenadas y que no estuvo situada en la popular playa portuense, sino en la "Base de Rota", según la ficha de Catálogo.

Una referencia más concreta para su ubicación geográfica ofrece el PEPRICH al hablar de la Batería de La Bermeja, también declaradio BIC, de la que sí se ofrecen unas coordenadas espaciales, pero se afirma sin embargo, "hoy en día desaparecida, debió estar situada entre Las Redes y El Manantial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios