Provincia de Cádiz

Cuatro bodegas del Marco, entre las empresas más antiguas del país

  • La conocida revista Forbes coloca a las Bodegas Osborne, Barbadillo, Caballero y González Byass en los puestos 7, 9, 10 y 11

Imagen de una parte de los archivos de González Byass, con una foto de Pablo Ruiz Picasso ante una botella de Tío Pepe en primer término. Imagen de una parte de los archivos de González Byass, con una foto de Pablo Ruiz Picasso ante una botella de Tío Pepe en primer término.

Imagen de una parte de los archivos de González Byass, con una foto de Pablo Ruiz Picasso ante una botella de Tío Pepe en primer término. / pascual

Cuatro bodegas del Marco de Jerez (Osborne, Barbadillo, Caballero y González Byass) están entre las trece empresas más veteranas de España, según se desprende de un informe editado por la conocida revista Forbes, mundialmente conocida por hacer pública cada año la lista de las mayores fortunas del mundo.

Fue en su número editado en la última semana del año recién concluido donde catalogaron a las compañías más antiguas del país. Curiosamente, en dicha lista hay cinco bodegas andaluzas, de las cuales cuatro son grandes casas del Marco de Jerez. Son los casos de Osborne, Barbadillo, Bodegas Caballero y González Byass. La otra es de Montilla-Moriles y, según dicha lista, es más antigua que las del Marco de Jerez.

Para los lectores más curiosos, destacar que la lista está encabezada por la productora catalana de cava Codorniú, la cual se dedica a dicha actividad desde 1551, es decir, desde 59 años después del descubrimiento de América. La segunda por entigüedad es el Monte de Piedad de Madrid, en activo desde 1702 (la líder de la lista le saca casi siglo y medio de ventaja), recayendo el tercer lugar del ranking en la papelera J. Vilaseca, empresa cuyo papel sirve para hacer billetes de curso legal de la Real Fábrica de Moneda y Timbre y décimos de lotería. Ésta funciona desde 1714. El cuarto lugar es ocupado por una bodega, pero no precisamente jerezana como se ha señalado con anterioridad, sino de una zona entendida siempre como una competencia: Montilla-Moriles. Se trata de Bodegas Alvear (1729). Tras ella se encuentran firmas como la cuchillera albaceteña Arcos y la papelera tarraconense Goma Camps (1745 y 1758, respectivamente).

La presencia del Marco de Jerez comienza a hacerse efectiva a partir del séptimo puesto, donde figura Osborne (1772). En el puesto 9 se encuentra la sanluqueña Bodegas Barbadillo (1821), en el décimo Bodegas Caballero (1830) y González Byass en el undécimo (1835).

Según se reseña en Forbes, Osborne tiene en 1772 la fecha de origen de sus soleras de vino de Jerez, ciudad que pronto se convirtió en referente mundial de este tipo de vino. "La empresa ha creado una imagen y marca que han trascendido las fronteras. La calidad, innovación y el respeto a los métodos tradicionales se han combinado con una acertada diversificación. Así, tras el vino y el brandy se lanzaron al mercado del Rioja (Bodegas Montecillo), de los licores (Anís del Mono) o del jamón de Jabugo (Sánchez Romero Carvajal)".

Sobre Barbadillo se destaca que en 1821 Benigno Barbadillo y su primo Manuel López se instalaron en Sanlúcar y comenzaron a embotellar sus primeros vinos de manzanilla, Jerez y brandy, que han conseguido con los años ubicarse con prestigio tanto en el mercado nacional como internacional. "La empresa ha ido ampliando producto con los años y ahora también está integrada en otras denominaciones como Somontano o Ribera del Duero".

Bodegas Caballero es otra empresa vinatera del Marco entre las más antiguas del país. Su origen se data en 1830 "cuando José Cabaleiro decidió aprovechar el tirón de las exportaciones hacia Reino Unido y América del vino de la zona, para montar una bodega en la que también se comenzaron a producir bebidas espirituosas". Su marca más internacional es, sin duda, el Ponche Caballero.

Por su parte, de las jerezanas bodegas González Byass se refiere que "tienen 180 años de historia. En 1835, un joven Manuel María González, asesorado por su tío José Ángel y Vargas -el Tío Pepe que acabó dando nombre al más famoso de los vinos de Jerez- decidió fundar la bodega a la vista del emergente panorama que para el negocio del vino se presentaba en aquellos tiempos. En poco tiempo alcanzó grandes cifras de ventas. Crucial en esos resultados resultó la labor de Robert Blake Byass, agente de la bodega en Inglaterra, que no dudó en incorporarse como socio de la compañía. Desde entonces no ha dejado de crecer, diversificar producto y ampliar mercado".Como se ve, las historia del Marco de Jerez es parte de la historia empresarial de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios